| 03 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Rodrigo de Paul se lamenta durante el partido
Rodrigo de Paul se lamenta durante el partido

El Atleti se tambalea en Champions tras su derrota ante el Milan

El conjunto colchonero paga caro su conformismo con el gol de Messias en el 87. Ahora mismo es colista del grupo y no depende de sí mismo para acceder a octavos de final (0-1)

| Adrián A. García Deportes

El Atlético de Madrid se ha pegado un tiro en el pie este miércoles. El conjunto colchonero ha jugado un partido muy malo ante el Milan, ha vuelto a ser un equipo rácano y sin ambición y lo ha acabado pagando caro: derrota por 0-1 y ya no depende de sí mismo para acceder a octavos de final.

A pesar de lo que podía parecer sobre el papel, el ‘Cholo’ salió al Wanda Metropolitano con un 4-4-2, con Carrasco por delante de Mario Hermoso en la banda izquierda y con Marcos Llorente de lateral derecho. El plan de partido decía que el Atlético de Madrid debía tener el balón y dominar al Milan, pero nada más lejos de la realidad.

El conjunto italiano sorprendió queriendo y teniendo más la pelota que los colchoneros. Suyo fue el dominio de los primeros 45 minutos, con algún intervalo en el que el Atleti combinaba un poco más, aunque apenas consiguió generar peligro. Simeone no estaba contento con lo que veía de su equipo, pero al menos su entramado defensivo impidió al Milan crear ocasiones de gol. La igualdad fue la nota dominante de un primer periodo que no quedará en la retina de los aficionados.

La segunda mitad comenzó más movida, con acercamientos por parte de ambos equipos. Primero fue Saelemaekers el que puso a prueba a Oblak desde lejos y, después, el Atlético de Madrid respondió con una acción de Lemar que salvó Tatarusanu y un tiro desviado de Carrasco a centro de Griezmann.

Salieron mejores los rojiblancos, pero poco a poco el Milan volvió a encontrarse con el balón. En el 61, Kjaer rozó el tanto con un cabezazo que se marchó lamiendo el travesaño, pero la más clara llegó diez minutos después con una disparo de Bakayoko que salvó Savic sobre la línea de gol.

La necesidad de los italianos les hacía arriesgar más y el Atleti lo fiaba todo a una contra. Una internada de Griezmann por la banda acabó en un remate flojo de Rodrigo de Paul que atrapó Tatarusanu. Pero en el 80 apareció de nuevo Bakayoko para hacer temblar a la afición local con un cabezazo que no entró por muy poco.

El cambio de Kondogbia por Griezmann fue una declaración de intenciones de Simeone, que echó a su equipo aún más atrás. Pero este Atlético de Madrid no defiende como el de antes. Oblak sacó una mano prodigiosa a Ibrahimovic en una acción invalidada por fuera de juego como preámbulo de lo que ocurrió en el minuto 87. Kessié percutió por banda y puso un centro a la entrada de Messias, que cabeceó picado a placer para adelantar al Milan. Ya en el añadido, Cunha tuvo en sus botas el empate, pero no acertó con la portería.

 

Con esta derrota, el Atlético de Madrid se ha metido en un auténtico lío y no depende de sí mismo para clasificarse para octavos de final. Ahora mismo es colista de grupo, necesita una victoria ante el Oporto y que el Milan no lo haga frente al Liverpool o, si lo hace, que marque un gol menos de los que anoten los rojiblancos.