17 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pablo Iglesias

Ni Pablo Iglesias es inocente ni el Tribunal Supremo le ha absuelto

El comportamiento demostrado y documentado del líder de Podemos en este caso es indecente y le debería excluir del Gobierno. Que además sea delito o no, aún tendrá que dirimirse.

| ESdiario Editorial

 

El Tribunal Supremo ha devuelto al juez García Castellón la causa del "Caso Dina", con la expresa petición de que culmine la investigación  antes de volver a elevar la acusación y la mención a la posibilidad de que algunos de los presuntos delitos que hubiera podido cometer no prosperen por la falta de acusación expresa de Bousselham o por el perdón que le conceda.

Entre lo que el Alto Tribunal ha dicho y lo que Podemos ha difundido, una supuesta absolución sustentada en la inocencia de Iglesias y en la conspiración que ha sufrido, media un abismo jurídico y, sobre todo, político.

Porque más allá de las consecuencias penales que tenga el caso, las evidencias factuales sobre el inaceptable comportamiento del líder de Podemos son abrumadoras: se quedó con la tarjeta SIM de su colaboradora; la retuvo durante meses; ocultó ese hecho a la propietaria; acudió al juzgado a denunciar el robo y finalmente se la devolvió dañada.

Sea o no delito, lo que está demostrado que hizo Iglesias con Dina es incompatible con formar parte de un Gobierno

Todo puede ser o no delito, ya se verá, pero es impresentable e incompatible con formar parte de un Gobierno: si ahora Iglesias se libra, bien porque Dina Bousselham se "olvida" de lo que ella misma denunció, bien porque en un Estado de Derecho los tipos penales requieren de unos requisitos más allá de las evidencias públicas; lo último que podrán hacer él o su partido es sacar pecho.

Porque ni el Supremo ha dado carpetazo al asunto ni mucho menos ha absuelto de nada a Iglesias, sumergido además en otra investigación judicial por financiación irregular en el llamado "Caso Neurona".

 

Trasladar de nuevo el caso a García Castellón, atacado por Podemos hasta unos extremos insoportables, le permitirá al magistrado afinar aún más su acusación, algo que se da por supuesto que ocurrirá.

Pero que nadie se equivoque por la abrumadora propaganda a su favor que logra movilizar Podemos: si Iglesias no está ya imputado, es por su aforamiento. Y si finalmente no es juzgado, será por el auxilio de Bousselham, de la Fiscalía General y de un Código Penal garantista al que no lo sirve la mera evidencia para convertirlo unos hechos comprobados en un delito.