| 07 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Concentración de ucranianos en Madrid
Concentración de ucranianos en Madrid

Rusia desafía al mundo y el mundo no sabe cómo hacerle frente

La guerra contra Ucrania la sufre el país, pero desafía e interpela a Europa y a Estados Unidos, una vez más superados por los acontecimientos.

| ESdiario Editorial

 

Pese a que los analistas y la propia diplomacia habían descartado la posibilidad de una guerra en Ucrania hasta hace bien poco, Rusia la ha iniciado de facto con una violenta invasión militar de consecuencias imprevisibles para el mundo entero, justificada con la excusa de defender la región de Donbas, considerada propia en el imaginario nacionalista ruso pero plenamente ucraniana.

Ni una llamada a la desesperada de la ONU al Kremlin ha evitado el inicio de hostilidades, que responden fielmente al guion previsto por los Estados Unidos, incapaz sin embargo de ofrecer resistencia a Putin.

 

Los 200.000 soldados rusos movilizados presagian una invasión rápida y, también, una violencia selectiva contra los líderes ucranianos tildados de “separatistas y nazis” por Moscú que, sin embargo, ha afectado ya a la población civil y ha llegado esta noche a la mismísima capital del país, la ahora cercada Kiev. 

Las sanciones económicas anunciadas por Washington y Bruselas serán muy duras para Moscú a medio plazo, pero no disuaden a Putin al corto . Y le permitirán consolidar sus posiciones en Ucrania como ya lo hizo en el pasado en Georgia y Crimea.

Miedo generalizado

A estas horas es difícil, no obstante, decir cómo evolucionará el conflicto: si se quedará en un escenario local o, por el contrario, estimulará una respuesta militar occidental cuando lleguen las primeras imágenes de muertes civiles y la invasión de Ucrania no se quede tal vez en las zonas “prorrusas”.

Sí resulta más sencillo lamentar que, una vez más, Washington y Bruselas llegan tarde y responden con tibieza. Los precedentes de Irak o Afganistán, saldados con una huida vergonzosa, definen la tenue réplica que ahora vemos de nuevo con Moscú y perfilan un desarrollo muy incierto de un horrible conflicto que de nuevo, 75 años después, trae vientos de guerra a Europa y de crisis global para el resto del mundo.