| 04 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Liliana Godia, una de las impulsoras de DVP Solar
Liliana Godia, una de las impulsoras de DVP Solar

El boom de las renovables impulsa un nuevo "gigante español" del sector

La alianza de los Godia con Everwood crea DVP Solar, que quiere alcanzar los 10.000 megavatios verdes para expandirse también en Francia y Alemania.

| Sara Martínez Empresa

Al calor del boom de las renovables, un nuevo gigante del sector fotovoltaico acaba de nacer en España. Prodiel, la participada por la familia Godia, y el empresario y presidente del Betis balompié, Ángel Haro, han unido sus fuerzas con la gestora Everwood para crear DVP Solar.

La nueva fusión en renovables parte con 7000 megavatios pero su objetivo es alcanzar los 10.000 para entrar en Francia, Alemania y otros países de Iberoamérica.

La nueva DVP Solar estará participada al 50 por ciento por Prodiel y Everwood, un promotor de renovables y un fondo, de capital español, para dar forma a un nuevo conglomerado empresarial que pretende potenciar la energía renovable al calor de la producción limpia que exige Europa y que el Gobierno español impulsará a través del reparto de los Fondos europeos.

 

Participada al 45 por ciento por el accionista del Betis y al otro 45 por Liliana Godia, Prodiel dejó en 2009 el 10 por ciento restante de su accionariado a José María Vicente Suso. El año pasado vendió una cartera de más de mil millones de megavatios a Everwood.

Ahora, la alianza para crear el conglomerado fotovoltaico ha puesto en el tablero a un gigante en el sector de las renovables con el que demostrar solvencia y músculo financiero. Atrás quedó la etapa de problemas fiscales del matrimonio formado por Manuel Torreblanca y Liliana Godia.

Torreblanca pactó con la Fiscalía dos años de cárcel, lo que evitó su entrada en prisión al carecer de antecedentes penales. Libró a su mujer de condena al asumir él toda la culpa, pero la fortuna de la pareja se resintió y el negocio, también, al tener que pagar casi seis millones de euros a Hacienda.

La nueva fusión en renovables parte con 7000 megavatios pero su objetivo es alcanzar los 10.000 para entrar en Francia, Alemania e Iberoamérica

El matrimonio de la burguesía catalana también tuvo que soportar las críticas por trasladar su potente holding industrial e inmobiliario de Barcelona a Madrid cuando la incertidumbre política del proceso independentista catalán amenazaba la seguridad jurídica en Cataluña.

Ahora que la inestabilidad es aún mayor, si cabe, Torreblanca y Godia han decidido poner en valor parte de su fortuna, junto con los reputados inversores de Everwood, en una operación decisiva en recursos financieros para evitar un fiasco como el sufrido en ATLL en el que el matrimonio, junto con Leopoldo Rodés y los hermanos José Manuel y Juan Ignacio Entrecanales, convirtieron una inversión que parecía de éxito, en un pleito millonario.

Un nuevo gigante

La creación de DVP Solar se consolida como un modelo empresarial que tiene mucho que decir en la configuración del escenario empresarial actual de renovables, un paso decisivo en el juego de alianzas que ya se venía fraguando entre otras compañías, con la diferencia de que esta última se asume de manera proporcional y con tiempos marcados para el riesgo de la inversión.

 

La sagacidad de la operación permitirá a Torreblanca quitarse la espina de su expulsión del consejo de administración de Abertis cuando Hacienda le pedía cuentas y su amigo, el ex ministro de Justicia, Rafael Catalá, le acompañaba en sus fiestas en barco. Una etapa que la nueva DVP Solar pretende borrar del pasado de la pareja al calor del negocio verde.

El boom que se vive en el mercado crecía hasta ahora a partir de alianzas. En esta ocasión, se trata de la primera vez que promotor y financiador operan juntos en una sociedad compartida. Godia y Haro, una de las familias más influyentes en la burguesía catalana y el presidente del Betis, fundador de Prodiel, operarán con el reconocido Everwood, que ya cuenta con más de cien millones para dedicar a DVP.