15 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Iglesias y la ministra portavoz.

Sánchez rehúye el cuerpo a cuerpo con Iglesias y Montero endosa la bronca al 14F

La portavoz del Gobierno dice que hay un único Ejecutivo. Y endosa la reciente cadena de órdagos de Podemos a la campaña electoral de las catalanas. Reproches al socio díscolo, ninguno.

| Javier Ruiz de Vergara España

Ni la filtración del polémico anteproyecto de la Ley Trans de Irene Montero y la consiguiente rebelión socialista, ni la intromisión de Podemos en la Ley de Vivienda del ministro José Luis Ábalos, ni la batalla por la reforma del Código Penal para evitar nuevos casos Hasel, ni siquiera la desautorización de Pablo Iglesias a la ministra de Asuntos Exteriores, cuestionando para ello hasta la calidad la democracia española.

Ninguno de estos nuevos órdagos de Pablo Iglesias a Pedro Sánchez, todos ellos concentrados en apenas cinco días y justo después de que ambos socios se reunieran para rebajar tensiones y dirimir sus diferencias en privado, han sido objeto del mínimo reproche de la portavoz de Moncloa, María Jesús Montero, en su habitual comparecencia tras la reunión del Consejo de Ministros.

"El vicepresidente es líder de una formación que se presenta a las elecciones", le justifica Montero.

Para malestar creciente de varios dirigentes del PSOE, que critican en privado que Iglesias siga marcando la agenda del Ejecutivo con un Sánchez desaparecido y dejando hacer a su vicepresidente segundo, no ha habido llamada de atención al líder de Podemos, pese a que ha mantenido diferencias públicas con la vicepresidenta Carmen Calvo y con al menos tres ministros en estas últimas horas.

En su comparacencia ante los informadores, Montero ha querido restar importancia a la última andadana de Iglesias, pese a que en esta ocasión se ha atrevido a cuestionar desde el Gobierno la "normalidad democrática" de España poniéndose de lado de Rusia frente a su compañera Arancha González Laya.

Y para quitarse la polémica de encima, Montero ha asegurado que "quiere entender" que las polémicas palabras del vicepresidente segundo "se enmarcan dentro de una campaña electoral".

"Por supuesto, en el Gobierno no hay ninguna duda de que España es una democracia plena y no hay presos políticos", ha salido al paso la portavoz de Moncloa, reiterando que "Gobierno solo hay uno". Todas las polémicas, pese a que varias de ellas tienen que ver con la propia agenda legislativa de la coalición, las ha atribuido Montero a la campaña electoral del 14-F y a que "estos días en Cataluña hay muchos líderes".

"El vicepresidente es líder de una formación que se presenta a las elecciones que claramente ha transmitido cuáles son sus pretensiones en términos de electorado y alianza", ha remachado.

"Diferentes percepciones"

La versión del socio morado ha llegado prácticamente a la misma hora por boca del presidente del Grupo Parlamentario en el Congreso, Jaume Asens. Ha atribuido la última polémica generada por su jefe de filas a las "diferentes percepciones" sobre la calidad democrática en España que tienen Iglesias, y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo.

 

Sánchez sigue con su estrategia intacta: dejar hacer a Iglesias pese al desgaste de los ministros del PSOE.

 

El diputado de los Comunes, uno de los más próximos al vicepresidente,  ha defendido que hay que vivir "con normalidad" que dentro de un Gobierno compuesto por partidos políticos diferentes haya "diferentes percepciones" sobre este asunto de la calidad democrática o sobre otros.

"No es que los ministros de Unidas Podemos parezca que contradicen al PSOE sino que a veces ministros del PSOE no opinan lo mismo", ha defendido Asens.

Que lejos de matizar o rectificar a Iglesias, ha dejado claro que él sí suscribe sus declaraciones sobre las "anomalías" que, a su juicio, existen en la democracia española y contra las que Unidas Podemos desde el Gobierno trabaja para "dejar atrás" o "corregir". "Nos preocupa que ésa sea la imagen de España en Europa", ha apostillado.