| 12 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá

Escrivá recula y hace un papelón tras avanzar un recorte de las pensiones

El ministro dijo este jueves que la generación del 'baby boom' tendría que trabajar más o cobrar menos pensión pero ahora enmienda sus palabras.

| ESdiario España

El Gobierno planteó el día de ayer como un gran día para 'vender' el pacto de la reforma de pensiones. Moncloa desplegó todo su poder mediático para colocar a Sánchez en el centro de una mediática foto junto a todos los agente sociales. Pero el titular ya lo había dado el ministro Escrivá, al anunciar que la 'tijera' tenía destinatarios, la generación del 'baby boom'. Ahora, 24 horas después de lanzar la bomba, el titular de Seguridad Social ha tenido que recular para salvar los muebles del Ejecutivo.

"Ayer no tuvo el mejor día". Esas han sido las palabras de Escrivá para intentar justificar un anuncio que no estaba en la agenda de Moncloa, que quería evitar que la opinión pública cargase contra una reforma de las pensiones que supone un recorte, debido, en gran medida al agujero creado en las arcas del Estado.

  En la rueda de prensa para presentar los datos de paro registrado y afiliación a la Seguridad Social del mes de junio, Escrivá ha confesado que "siempre dice que hay que transmitir certidumbre a los pensionistas y que ayer no transmitió adecuadamente esa certidumbre al hablar de algo que todavía está por definir". "Se me entendió mal", ha matizado.

El titular del Ministerio ha señalado que lo importante para todos los pensionistas actuales y futuros es que se ha garantizado la revalorización de las pensiones conforme al IPC. "Es el principal elemento y que se va a derogar un factor de sostenibilidad permanente que iba a afectar a todos los pensionistas", ha añadido.

Las palabras de Escrivá causaron un enorme enfado también en los agentes sociales que habían firmado el pacto. La CEOE aseguró que el "ajuste" en la pensión de los nacidos entre los 60 y los 70 "no forma parte del acuerdo alcanzado", algo en lo que coincidió con los sindicatos.

Aun así, estas palabras del ministro no quieren decir que este recorte no se vaya a llevar a cabo, sino que será una de las muchas cuestiones sobre las que se seguirá trabajando en los próximos meses con la única intención de que las cuentas cuadren. 

Igualmente, sigue sobre la mesa el periodo que utilizará la administración para calcular la cuantía de la pensión. La primera propuesta del Ejecutivo pasa por ampliarlo de 25 a 35 años, lo que podría suponer una merma en el importe a percibir, y se comenzará a negociar el año que viene, en el siguiente bloque de reforma de las pensiones.