| 04 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Carles Puigdemont
Carles Puigdemont

Puigdemont busca diplomáticos “voluntarios” para sus “embajadas fake”

El expresidente catalán fugado de la Justicia busca trabajadores para extender su odio a España por el mundo a través de su propio “Ministerio de Exteriores”

| ESdiario España

Carles Puigdemont, fugado de la Justicia española por Europa para evitar ser juzgado por sus presuntas ilegalidades en la celebración del referéndum independentista del 1 de octubre, busca voluntarios. Trabajadores sin remuneración que lo acompañen por otros países para extender la mala imagen que el secesionismo quiere hacer llegar a todas las naciones posibles. 

Según ha avanzado Libertad Digital, el Consell per la República será la nueva plataforma "diplomática" del independentismo catalán para llevar a cabo este fin. En el Consell, tal y como ha explicado el propio Puigdemont, se creará un “pseudoministerio de Exteriores" cuya función, según explica, será la de complementar y ampliar la acción de la consejería de Acción Exterior, en la actualidad gestionada por Junts, el partido de Puigdemont. 

La intención es crear una agenda de “altos cargos” que vayan por el mundo criticando a España. Una especie de embajadores que, todo parece indicar, no cobrarán por los servicios que prestarán a su líder, el fugado Puigdemont. "Donde no llegue la Generalitat llegará el Consell sin miedo y sin limites, sin que pueda ser fiscalizado por los tribunales, por los fiscales o por los partidos de la oposición”, ha explicado el expresidente autonómico. 

Y es que el independentismo, y el mismo Puigdemont, están convencidos de que esta operación de desprestigio internacional será su billete de vuelta a España. En entorno del “expresident” apunta que no quieren "atajos" ni "soluciones personales", sino un retorno “por todo lo alto” con una "victoria de los derechos fundamentales, no de las necesidades del Gobierno de turno".