| 28 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Yolanda Díaz a su llegada al Matadero de Madrid
Yolanda Díaz a su llegada al Matadero de Madrid

Yolanda Díaz pone a la izquierda a "Sumar" abominando de los partidos políticos

Defiende más impuestos y la “democracia económica” y envía el mensaje a los que critican que va lenta: “Esto no va de siglas, tenemos más de un año para pensar el país que queremos”

| Enrique Martínez España

Yolanda Díaz ha llenado el Matadero de Madrid en la presentación de su Sumar, en un acto donde ella ha sido la única política protagonista -ya había pedido a sus compañeros ministros que no fueran- y donde ha preferido compartir escenario con activistas del abc de la izquierda como ecologistas, sindicalistas, feministas o actores de la zeja reconvertidos.

Una escenografía diferente a la de otros actos como el que protagonizó en Valencia donde Díaz se rodeaba de otras líderes políticas. Este viernes, en su esperado pistoletazo de salida, han sido todas personas de la calle, salvo alguna intervención de un actor en vídeo.

 

Con un tono a veces maternal y consignas como “prefieren la guerra antes que el amor” por la reciente Cumbre de la OTAN -la presentadora ha iniciado el acto criticándo la cita tan mimada por Pedro Sánchez-, el acto ha congregado a 5.000 personas, algunas de pie, mezcladas con rostros como el fundador de Podemos, Juan Carlos Monedero. O el pianista que es el perejil de todas las salsas de la izquierda, James Rhodes.

Yolanda Díaz, entre algún grito de “¡presidenta!”, ha comenzado con un recuerdo al orgullo y al Madrid diverso, hablando "en femenino", y definiendo su proyecto Sumar como “un proyecto de país para la próxima década” y que impulsa “un movimiento ciudadano donde el protagonismo es vuestro, no va de partido ni de siglas, va de inteligencias colectivas y de pensar un país mejor”. “Vengo a hablaros del futuro”, ha iniciado, como en un conocido anuncio de lejía.

 La vicepresidenta segunda  del Gobierno ha defendido su concepto de más impuestos que ha definido como “democracia económica”. “Hace 43 años recuperamos la democracia, el reto actual es ensanchar la democracia y decir que queremos una democracia mejor, que llegue a los colegios, a las casas, que sea económica y llegue a los impuestos”, ha subrayado Díaz, y ha definido España -palabra que evitaba y sólo decía ‘país’- como un “país que no es justo en lo económico”

 

Díaz ha señalado a sus próximos enemigos: las grandes compañías -ha señalado que las eléctricas “se forran”- y “el hombre moderado con traje y corbata” que según ella quieren vendernos que es el que debe ser presidente del Gobierno, pero sólo busca enfrentar a unos con otros y hacer elegir entre los derechos de unos y otros.

La número tres del Gobierno ha defendido que la democracia “también debe llegar a Europa” para “hacerla más social y que defienda los derechos humanos”.  Y que “Sumar es para que no gobiernen las derechas, Sumar es alegría y no volver al pasado”, en un acto que ha acabado con música en valenciano... ¿un recuerdo a su amiga Mónica Oltra?