| 14 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El nuevo ministro de Presidencia, este martes con el jefe de los obispos.
El nuevo ministro de Presidencia, este martes con el jefe de los obispos.

El avispero heredado de Carmen Calvo obliga al ministro Bolaños a tomar medidas

Al encargado de las relaciones con La Zarzuela y el Vaticano, le ha tocado desenredar la maraña que le ha dejado su antecesora en Moncloa. Así que se ha puesto ya manos a la obra.

| J.R.V España

El nuevo hombre fuerte de La Moncloa, Félix Bolaños, va a tener muy pocas vacaciones. El sucesor de la vicepresidenta Carmen Calvo, se ha puesto ya manos a la obra con las carpetas más sensibles de legado que le ha dejado la polémica y veterana dirigente socialista en la cocina de la Presidencia del Gobierno.

Por eso, en un amplio sector del PSOE -y en especial en el ala Podemos del Gobierno- está siendo muy comentada la primera cita oficial del recién nombrado ministro de Presidencia y Relaciones con las Cortes. Un encuentro en Moncloa que ha pasado desapercibido, en unos días monopolizados por la Conferencia de Presidentes, el balance del curso político de Pedro Sánchez, y la Cumbre Bilateral Estado-Generalitat.

Pero este pasado martes, Bolaños recibió en su despacho a su primera visita: el presidente de la Conferencia Episcopal, Juan José Omella, el hombre del Papa Francisco en España. Con el cardenal catalán, el ministro debe negociar el primer marrón que le ha dejado en el despacho Carmen Calvo: su polémica Ley de Memoria Democrática y el embolado del Valle de los Caídos.

Cabe recordar que Bolaños era partidario de retrasar y retocar el proyecto emblemático de la exvicepresidenta. Pero, finalmente, ante las presiones de PSOE y Podemos, la llevó al Consejo de Ministros. Pero ahora, deberá resolver dos cuestiones altamente sensibles y espinosas: qué hacer con la Cruz del Valle -que los morados quieren demoler-y como gestionar el desalojo de los Benedictinos que custodian el mausoleo.

 

Carmen Calvo, en una visita al Vaticano, con el secretario de Estado, Pietro Parolin.

 

Pero Bolaños tiene un problema añadido a ese que deberá sondear en los próximos meses con el cardenal Omella. Como informó el director de ESdiario, Antonio Martín Beaumont, Sánchez ha decidido impulsar la derogación de los acuerdos con la Santa Sede, y así lo ha ordenado incluir en las ponencias del 40 Congreso Federal del PSOE en octubre.

 

Bolaños, que junto a Calvo, negoció la exhumación de los restos de Franco con la Conferencia Episcopal, sabe bien la experiencia del Vaticano en estas lides y la habilidad de su Diplomacia para no dejarse presionar. Y, por si fuera poco, a Bolaños le acaba de estallar la otra herencia de Calvo, las relaciones con la Corona, en pleno bombardeo de Podemos contra la institución.