| 25 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Crisis de gobierno al rescate de un gobierno “en crisis”

La familia socialista no alberga dudas ya de que el presidente Sánchez prepara una remodelación en su gabinete que ayude a remontar la imagen de un Ejecutivo que está en horas muy bajas.

| Esther Jaén España

 

Cuando un miembro del gobierno asegura solemnemente que está muy tranquilo ante una inminente crisis de gobierno, el sentido común te lleva a pensar que miente, así sea una mentira piadosa para consigo mismo. En estos días, son muchos los nervios y no digamos ya la autocompasión que destilan no pocos ministros que presienten que políticamente ya no son de este mundo, del mundo de Pedro Sánchez. Y es que nadie duda ya en la familia socialista que el presidente del Gobierno prepara una remodelación en su gabinete que ayude a remontar la imagen de un Ejecutivo que está en horas bajas, tras la aprobación de los indultos de los condenados del 1-O, como consecuencia de la orientación de sus pactos de legislatura y a causa también del desgaste ocasionado por una gran fatiga pandémica y una situación económica que, pese a empezar a mejorar, ha dejado un sinfín de empresas y emprendedores por el camino, amén de miles de familias en situación precaria.

Desde el entorno de Sánchez, aunque será el propio presidente quien diga la última palabra, dan por amortizados ya nombres como los de Arancha González Laya, Fernando Grande Marlaska o Pedro Duque, titulares de Exteriores, Interior y Ciencia e Innovación, por su escaso peso político, además de los patinazos que se atribuyen especialmente a dos de los de mayor peso en la política de Estado (Exteriores e Interior), añaden a al lista de “salientes” a Reyes Maroto (Industria y Turismo), José Manuel Rodríguez Uribes (Cultura) y a la titular de Educación, Isabel Celaá; pero no ven tan clara entre la parroquia socialista la salida del Ejecutivo de la vicepresidenta, Carmen Calvo (a causa de sus continuas discrepancias con Iván Redondo) aunque tenga un puesto honorífico reservado con su nombre en la futura cúpula del PSOE.

El momento elegido es lo de menos, ya sean 15 días o un mes. El equipo de gobierno está ya en deconstrucción y Sánchez perfila un nuevo gabinete que le ayude a fabricar una “nueva imagen” del Ejecutivo y cuyos miembros se manejen con destreza en el terreno político. Sánchez quiere más políticos y menos técnicos, porque la segunda parte de la legislatura va de diálogo con Cataluña, sí, pero va de recuperación económica gracias en buena medida a la lluvia de liquidez que llegará a través de la UE.

El equipo de gobierno está ya en deconstrucción y Sánchez perfila un nuevo gabinete que le ayude a fabricar una “nueva imagen” del Ejecutivo y cuyos miembros se manejen con destreza en el terreno político

Pedro Sánchez necesita que sus ministros sean capaces de vender y explotar ante la sociedad la recuperación económica, pero también necesita un equipo que confronte ideología y mantenga la tensión entre la derecha y la izquierda y el gobierno y el primer partido de la oposición, un PP que, según aseguran fuentes socialistas a EsDiario, “ya no va a pactar nada con nosotros y va a estar siempre más próximo a VOX que a cualquier acuerdo de Estado”. Descartan estas mismas fuentes que aquel acuerdo que tanto han invocado para renovar el CGPJ, el Defensor del Pueblo y otros órganos de nuestro ordenamiento Constitucional vea la luz en esta legislatura, con lo que lo que “el presidente tiene que armarse para vivir una segunda parte de la legislatura de confrontación permanente con el PP de Pablo Casado, que se ha decantado ya por Isabel Díaz Ayuso y se acerca peligrosamente a VOX”.

 

“No hay nada que movilice más a la izquierda que ver a la derecha enaltecida- asegura uno de los dirigentes del PSOE- y la derecha se ha echado a la calle, aunque los éxitos los capitalice VOX más que el PP”. Esta misma fuente resta importancia al hecho de que las encuestas señalen tozudamente que PP y VOX crezcan simultáneamente y que ese crecimiento apunte a una mayoría suficiente para sentar a Casado en La Moncloa con el apoyo de VOX.

Para quienes confían en la recuperación de Sánchez y su capacidad de dar la vuelta a las encuestas, el Presidente ya ha afrontado los dos grandes retos de la legislatura (la pandemia y el conflicto catalán) y ahora solo cabe ir a mejor y aprovechar los tropiezos de los rivales.