| 21 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pablo Iglesias, durante los abucheos en la fiesta del PCE
Pablo Iglesias, durante los abucheos en la fiesta del PCE

La historia real del abucheo a Pablo Iglesias en la fiesta del Partido Comunista

El exlíder de Podemos se llevó un disgusto donde menos se lo esperaba. Pero la bronca que recibió no es casual ni pasajera: tiene antecedentes y no amainará fácilmente.

| Javier Rodríguez España

Pablo Iglesias se las prometía muy felices cuando el sábado iba a protagonizar su primer acto político, más allá de sus tertulias y artículos, en un espacio acogedor y protegido por dos escuderos: la fiesta del Partido Comunista, con Alberto Garzón y Enrique de Santiago a su vera, en ese feudo de la izquierda que es Rivas Vaciamadrid dónde él mismo llegara a residir con su entonces pareja, la hoy diputada de "Más Madrid" Tania Sánchez Melero.

Todo parecía sonreírle, secundado por De Santiago, el líder actual del PCE, secretario de Estado de Agenda 2030 y amigo íntimo del líder de Podemos, a quien acogió incluso en su casa asturiana hace dos veranos, con Irene Montero y sus tres hijos, antes de salir como alma que lleva al diablo denunciando una especie de acoso del que solo se conoció una pintada despectiva en una carretera próximo al pueblo.

 

Pero todo se estropeó de repente y, cuando Iglesias soltaba su filípica habitual contra las fuerzas "reaccionarias", luciendo un ostentoso pendiente negro de botón que junto al corte de pelo remataban su cambio de look, empezó a recibir abucheos, silbidos y reproches: "¿Dónde está el cambio?".

Una frase demoledora para quien llegó a la política prometiendo repartir prosperidad y, al salir de ella, solo ha logrado la suya propia, sustentada en una declaración de bienes y patrimonio que le convierte técnicamente en millonario.

Contra Iglesias... y Garzón

"Son provocadores", explicó el líder podemita para justificar el "escrache" recibido, sobre el que casi nadie en su entorno quiere pronunciarse, consciente de que tienen más difícil replicar a las protestas viniendo de donde vienen: no hay nadie de VOX ni del PP para culparle de una reacción que viene, nada menos, de las bases comunistas.

Y que tiene una explicación que nadie ha contado: la antiquísima lucha que mantienen la IU y el PCE históricos de Madrid contra la IU actual de Garzón y el Podemos de siempre. Al primero le acusan de cargarse un proyecto autónomo para lograr su progreso personal.

Y al segundo, al partido, de haber crecido a su vera para destrozarlo con acusaciones de entreguismo al mismo PSOE con el que Iglesias pactó un Gobierno, se hizo vicepresidente y sigue vinculando: en Rivas mismo, defendió de nuevo un pacto de futuro con los socialistas, "ERC y Bildu".

La vieja IU madrileña ni olvida ni perdona a Iglesias y Garzón. Y sigue activa y organizada para plantarles cara

La vieja guardia del comunismo madrileño ni olvida ni perdona. "Nos echaron por defender esa línea de acuerdos en la izquierda. E incluso, que nadie lo recuerda, nos obligaron a romper un pacto existente en Andalucía. Los mismos que ahora están en el Gobierno y lo vinculan todo a sus alianzas con el PSOE", recuerdan a ESdiario fuentes de la antigua IU, muy lejos de estar desaparecida.

Porque en Madrid, a diferencia de en el resto de España, los rescoldos de esa IU siguen activos, organizados, con ganas de "pelea" contra Iglesias y Garzón y dispuestos a seguir influyendo, sin hacer "prisioneros" en sus respuestas al exvicepresidente.

"Asco" hacia Iglesias

Un ejemplo lo dio ayer, nada más conocerse el escrache, el histórico líder de IU en Madrid, Ángel Pérez, ilustre víctima de Garzón y de Iglesias: "Dice el sinvergüenza que el PSOE no tiene mas opción que pactar con UP. Eso sucedía con IU, pero a el y a sus palmeros les parecía que era cosa de la casta y de traidores corruptos. Este siniestro tiene Alzheimer político y escasez de vergüenza. Asco".

 

Pérez, expulsado de IU por Garzón, fue candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid varias veces en tiempos de Gallardón, y su contundencia resume la posición de su grupo, no muy alejado de Más Madrid, el partido de Errejón;  y de los rescoldos del "carmenismo" que acaban de escindirse en el Ayuntamiento madrileño, con Marta Higueras, José Manuel Calvo y Luis Cueto al frente.

Pero también junto a un proyecto político y editorial que, bajo la marca "El Jacobino", encabeza Guillermo del Valle, incipiente tertuliano de televisión que de algún modo amalgama a esa izquierda tradicional, centralista en contra del separatismo y enfrentada, a tumba abierta, contra Iglesias y Garzón. De ahí nacieron los abucheos. Y promete haber más.