21 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
María Jesús Lamas en primer término junto a la La Secretaria de Estado de Sanidad.

La crisis de las vacunas echa por tierra las previsiones optimistas de Sanidad

La máxima representante española en el equipo negociador de la UE no vio venir el primer conflicto serio con las farmacéuticas. Hace dos semanas decía: "Cada vez vamos a tener más vacunas".

| A.I.M. España

 

La Comunidad de Madrid anunció este miércoles que ha suspendido su campaña de vacunación al menos durante dos semanas porque, dados los problemas de abastecimiento y la incertidumbre, debe priorizar la segunda dosis para los ya vacunados una vez.

En Cataluña hay 10.000 personas, según la Generalitat, que pueden quedarse sin esa segunda dosis la próxima semana si el grifo de las farmacéuticas no vuelve a abrirse. Y en el resto de comunidades la situación no es mejor. Sino igual de preocupante.

El Ministerio de Sanidad se resiste a revisar sus previsiones de inmunidad a la baja (70% de la población vacunada en verano), pero sus responsables no vieron venir, ni de lejos, que las farmacéuticas podían empezar a reportar problemas de producción. Como así ha sucedido. 

Ni siquiera la directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, María Jesús Lamas, que es la máxima representante española en el comité de dirección que la Comisión Europea creó en junio para negociar por anticipado con Pfizer, Moderna y el resto la compra de futuras vacunas. 

En ese equipo europeo que tiene representantes de todos los países miembros está otro español, el jefe del departamento de Medicamentos de Uso Humano de la Agencia, César Hernández. Ambos están, se supone, en el núcleo de la decisiones de la UE y forman parte del reducido grupo de personas que conocen los pormenores de los contratos firmados con las farmacéuticas, caracterizados por su opacidad.

El optimismo de Lamas

Lamas dio una conferencia telemática en el Ateneo de Santiago a mediados de enero y se mostró convencida de que la vacunación no solo iba a ir bien, sino mejor de lo esperado. La anfitriona le preguntó cuándo tendrá España la inmunidad de rebaño a este ritmo de vacunación y ella respondió: 

"La respuesta obliga a corregir la pregunta. Es que no vamos a seguir a este ritmo de vacunación, porque cada vez vamos a tener más vacunas. Tanto la propia de Pfizer, que está aumentando su capacidad de producción y que estaba evaluando plantas de producción en Europa junto con las agencias, con lo cual su capacidad de producción en el segundo trimestre del 2021 se va a disparar", empezó.

Y añadió la que es también desde diciembre la máxima responsable de la autorización de documentos contables para la compra de vacunas y para los pagos del Ministerio de Sanidad: "La de Moderna, que empieza a llegar esta semana en muy pequeñas cantidades, en enero y febrero muy poco pero en marzo ya va a dispararse también. Así que si no hay problemas de seguridad con alguna de las vacunas que no se puedan autorizar pues yo creo que para el verano, no sabría no voy a afinar el mes, pero se puede haber llegado al 60% de la población".

El traspaso de la cartera de Sanidad de este miércoles.

 

De momento en España se han administrado 1,35 millones de dosis, de los 1,76 millones que han llegado. Pero solo 173.066 españoles han recibido las dos. Y eso un mes después de empezar el proceso de vacunación.

Ante el enfado de la Comisión Europea y de los países miembro por los incumplimientos de las farmacéuticas, Pfizer anunció este miércoles que aumentará el suministro a partir del 15 de febrero para cumplir con el número de dosis acordadas para el primer trimestre. 

En paralelo, las autoridades europeas se reunieron con los responsables de AstraZeneca, que vienen aduciendo problemas en sus plantas de producción de Bélgica y Alemania para justificar retrasos en las entregas. La cuestión es que la compañía tiene otras dos plantas en el Reino Unido que sí están produciendo a buen ritmo pero no para abastecer a la UE, y según la comisaria europea de Salud, Stella Kyriakudes, en el contrato habla de cuatro plantas, no de dos.