| 24 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Alexander Litvinenko, en una imagen ya icónica.
Alexander Litvinenko, en una imagen ya icónica.

El espionaje ruso mató a Litvinenko cuando investigaba la red de Putin en España

El agente envenenado volaba 9 días después a Madrid para rastrear un blanqueo de capitales de Abramovich que “implicaba a Putin”.

| Francisco Mercado Investigación

 

El exagente del FSB (servicio secreto ruso) Alexandr Litvinenko investigaba en España en vísperas de su asesinato una trama económica corrupta que afectaba al presidente ruso Vladimir Putin y al dueño del Chelsea, Roman Abramovich.

Fue envenenado con polonio nueve días antes de que volara a Madrid para ampliar sus pesquisas en compañía de su socio investigador Andrei Lugovoi, uno de los dos rusos que presuntamente le asesinaron.

Marina Litvinenko, viuda del exagente del FSB, creía que el trabajo de su marido con las autoridades españolas había comenzado en 2005 o a finales de 2004

Lugovoi se había ganado su confianza como eficaz colaborador. Litvinenko le confió la ambiciosa meta de sus pesquisas en España. Y Lugovoi alertó al FSB. Eso le valió o aceleró su muerte. Sin olvidar una pesada mochila cargada por Litvinenko sobre el líder ruso: inductor de atentados, asesinatos y, por último, pedófilo. Putin, agradecido, no extraditó a los criminales. Y condecoró a Lugovoi.

 

Andrei Lugovoi, a la izquierda, la "conexión" de Putin con España.


Lugovoi aseguró que Litvinenko le dijo que estaba trabajando con los servicios secretos españoles contra la mafia rusa que operaba en España, y que incluso le ofreció en 2006 que se uniera a él en este trabajo.

Dmitri Kowtun, segundo presunto autor del envenenamiento, ratificó que Litvinenko le explicó su misión en España. Lugovoi alertó a Moscú de lo que hacía Litvinenko (trabajar para los servicios secretos británicos y españoles buscando datos que incriminaran a la trama económica de Putin): “una de las primeras cosas que hice fue informar al FSB para que no me acusaran de traidor)”.

Marina Litvinenko, viuda del exagente del FSB, creía que el trabajo de Litvinenko con las autoridades españolas habían comenzado en 2005 o a finales de 2004. Sabía que había realizado viajes a España con ese fin, y que al menos un pago por este trabajo se había hecho en su cuenta conjunta.

El magnate Berezovsky, luego hallado ahorcado, también dio sello de veracidad a la implicación de Litvinenko en la lucha contra la mafia rusa en España

Estaba al corriente de que Litvinenko estaba ayudando a las autoridades españolas en la lucha contra el crimen organizado ruso en España, y que Lugovoi se había involucrado en esa tarea, hasta el punto de que debía acompañar a Litvinenko en un viaje a España el 10 de noviembre de 2006.

Pero Marina ignoraba el detalle del trabajo que Litvinenko desarrollaba en España."Sasha no me dijo mucho porque trató de salvarme”. Casualmente, nueve días antes de tal viaje a España, el 1 de noviembre de 2006 Litvinenko fue envenenado con polonio presuntamente por Lugovoi y Kowtun, los dos topos del FSB que conocían su plan.

El magnate Boris Berezovsky, opositor de Putin víctima de un atentado y luego hallado ahorcado, también dio sello de veracidad a la implicación de Litvinenko en la lucha contra la mafia rusa en España y, lo que es más grave, contra su padrino máximo: Putin.

“Sé que él [Litvinenko] también recolectó algo de dinero de la cooperación con el servicio de inteligencia español. Él los estaba ayudando con respecto a la mafia rusa. Tengo entendido que su esposa también recibió algo de dinero.

Dos veces en septiembre de 2006 me dijo que había ayudado a la inteligencia española para arrestar a un alto jefe de la mafia rusa que opera en España llamado Shakuro. También me dijo que estaba trabajando en algo de inteligencia relacionado con Roman Abramovich. Es probable que sea arrestado en España por lavado de dinero y comprar tierras ilegalmente. Esto también involucra a Putin”.

También lo acreditó Alex Goldfarb, biógrafo de Litvninenko. Tuvo dos conversaciones con Litvinenko sobre el trabajo que realizaba con los servicios de seguridad españoles. Goldfarb dijo que en 2005 Litvinenko había sugerido que Trepashkin, que había sido liberado de prisión, podría abandonar Rusia e ir a vivir a España, donde podría arreglarle el trabajo con las autoridades españolas.

La segunda conversación tuvo lugar en 2006. Litvinenko le dijo que algún día testificaría en sede judicial sobre los vínculos de Putin con la mafia.

Operaciones Avispa y Troika

Un cable diplomático estadounidense de 31 de agosto de 2009 describió dos operaciones, denominadas Avispa y Troika, que las autoridades españolas ejecutaron contra miembros de grupos del crimen organizado ruso en 2005 y 2006.

El cable se refería a las denuncias hechas en la prensa española del papel que Litvinenko había tenido en esos asuntos: “informó a los funcionarios de seguridad españoles sobre la ubicación, las funciones y las actividades de varias figuras de la mafia rusa con vínculos con España”.

El cable afirmaba que Litvinenko “supuestamente proporcionó información sobre Izguilov, Zakhar Kalashov y Tariel Oniani a funcionarios del GOS [Gobierno de España] durante una reunión en mayo de 2006”.

La justicia británica sustentó la misma sospecha sobre su asesinato que apunta este relato de hechos: “Si Litvinenko prestó el tipo de asistencia a las autoridades españolas que se ha descrito y si es cierto que debía declarar sobre estos asuntos ante el tribunal: la cuestión que surge a los efectos de esta Investigación es si podría haber habido alguna conexión entre esos asuntos y su muerte. ¿Es posible, por ejemplo, que el señor Litvinenko fuera asesinado para castigarlo por ayudar a las autoridades españolas o para impedir que ofreciera más ayuda, incluida tal vez la declaración en la corte judicial”?

El Fincen, organismo de lucha contra delitos económicos de EEUU, apostilla que Abramovich ha sido repetidamente investigado por blanqueo de capitales, “incluida una investigación en 2005 de Alexander Litvinenko (agente del FSB especializado en crimen organizado).

 

Roman Abramovich, en el palco del Chelsea durante un partido de Champion.

 

Litvinenko conducía una investigación sobre Abramovich y Putin por blanqueo de capitales, pero antes de que culminara su trabajo Litvinenko fue asesinado. Se especula en medios públicos que Putin pudo haber ordenado su ejecución”.

El rastro de Abramovich

Abramovich es mucho más que el dueño del Chelsea, Evraz o Norilsk Nickel, según el Reino Unido. “Está asociado con una persona involucrada en la desestabilización de Ucrania, Vladimir Putin, con quien ha tenido una estrecha relación durante décadas. Esta asociación ha incluido la obtención de un beneficio económico de Putin y el Gobierno de Rusia.

Un cable diplomático estadounidense describió dos operaciones, denominadas Avispa y Troika, que España ejecutó contra miembros de grupos del crimen organizado ruso en suelo español

Esto incluye exenciones fiscales recibidas por empresas vinculadas a Abramovich, comprando y vendiendo acciones desde y hacia el estado con tarifas favorables y los contratos recibidos en el período previo a la Copa Mundial de la FIFA 2018.

Por lo tanto, Abramovich ha recibido trato preferencial y concesiones de Putin y el Gobierno de Rusia. Abramovich ha estado involucrado en la obtención de un beneficio de o en el apoyo a la Gobierno de Rusia, ya que el oligarca ruso y Evraz PLC llevan a cabo negocios en sectores de importancia estratégica para el Gobierno de Rusia: los sectores de la construcción, la defensa y la extracción”.

16 años después del asesinato de Litvinenko, Londres da fe de la veracidad de las acusaciones e investigaciones que le costaron la vida.

El oligarca del Chelsea no teje solo su telaraña financiera. Según la inteligencia británica, Abramovich está vinculado con otros magnates rusos sancionados como él por obtener beneficios del Gobierno de Rusia o apoyarlo: el ex primer viceprimer ministro y actual presidente del banco VEB, Igor Shuvalov; y el exdirector general de Gazprom Investment Holdings, Alisher Usmanov.

Abramovich financió el fideicomiso de Shuvalov y los préstamos posteriores de Shuvalov para permitir la compra de una fábrica británica por Usmanov”.

Y en el terreno bélico, Abramovich, a través de “Evraz está involucrado en la prestación de servicios financieros, o en la puesta a disposición de fondos, recursos, bienes o tecnología que podrían contribuir a desestabilizar Ucrania o socavar o amenazar la integridad territorial, soberanía o independencia de Ucrania, lo que incluye el suministro potencial de acero al ejército ruso que puede haber sido utilizado en la producción de tanques”.