| 02 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Yolanda Maniega, conectando con Esther Alcázar.
Yolanda Maniega, conectando con Esther Alcázar.

Un reto "deja sin lengua", bajo consentimiento, a una reportera de Telemadrid

Esta periodista de "Madrid Directo" no sabía dónde se estaba metiendo al aceptar el último challenge, el cual puso en riesgo su integridad física y del cual se arrepiente en sus redes.

| Sandra Miras Medios

La profesión de periodista debería estar incluida en el grupo de riesgo. Y si no, que le pregunten a Esther Alcázar, reportera de Madrid Directo y quien ha visto en juego su integridad física en el último programa de TeleMadridLa periodista, que cuenta con un espacio de retos en el formato de la televisión autonómica, seguro que no hubiese aceptado este challenge si llega a saber las consecuencias, de las cuales todavía se está quejando en las redes sociales

La reportera, que ya se mostraba visiblemente nerviosa, mostró una total profesionalidad hasta que empezó el reto: "Me he metido en este jaleo yo solita...", decía notablemente asustada ante lo que se le venía. Mientras tanto, desde el plató de TeleMadrid no paraban de animar a su compañera a que superase este "atrevimiento". ¿Lo conseguiría?

 

"Estoy mal"

Esther se encontraba en un restaurante ante un plato de comida. De primeras, el reto parecía sencillo, hasta que la propia periodista cuenta en qué consiste: "Yo te cuento. Mi reto de hoy...", dice mientras se ríe nerviosa, "es probar, porque no voy a decir ni comerme, este plato tailandés que está hecho con uno de los pimientos más picantes del mundo". Para certificar y demostrar lo que dice, la reportera de Madrid Directo asegura que le han hecho firmar "un permiso en el que yo me hago responsable de cualquier cosa que me pueda pasar". Tras esto, procede a leer algunos síntomas: nauseas, vómitos y descomposición. 

 

 

 

La cosa no pinta nada bien y, mucho menos, cuando la periodista sigue señalándole a la presentadora del formato Yolanda Maniega: "No sé qué mal os he hecho, pero estoy oliendo esto y me está dando de todo. Me han puesto un vaso de leche para que se me vaya el picante... o sea, estoy mal", afirmaba notablemente afectada. "Me he metido en este jaleo yo solita... Voy a pensar y voy", se envalentona.

Mientras Esther "piensa", desde el plató la animan para que su reto dé comienzo. Y, metiéndose un poco de la comida, tan solo la punta de la cuchara, da inicio el challenge. Sin embargo, la reportera se ve obligada a parar: "No puedo. Se me duerme la lengua", asegura después de probarlo y mientras da arcadas. El vaso de leche no ayuda y se ve obligada a ir corriendo al cuarto de baño para evitar "una tragedia mayor".