| 25 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pablo Iglesias
Pablo Iglesias

La letra pequeña de los fichajes mediáticos de Pablo Iglesias

El exlider de Podemos ha vuelto a la primera línea en los medios, pero no porque todos estén deseosos de tenerle en nómina, sino que parece que ha tirado de agenda.

| Roberto Anguix Opinión

 Tirios_buena

El exdirigente de Unidas Podemos vuelve a donde quería: la política entendida como 'show' desde la tribuna de los medios. Pero a Iglesias no se lo están rifando tanto como parecía. En realidad, su desembarco mediático debe mucho a cuentas pendientes.

Desde hace unas semanas, Pablo Iglesias sigue aportando su nombre a varios medios de comunicación. La última incorporación, al diario abertzale 'Gara' y al 'indepe' 'Ara', es, por ahora, la muestra de que el exvicepresidente del Gobierno tiene un campo menos amplio de lo que esperaba.

 Hasta el momento, sólo la incorporación a la Cadena SER puede ser considerada de alcance, de “gran medio de comunicación”. El resto, tal vez con la excepción de RAC-1, no son precisamente los 'mass media' con los que soñaba.

En realidad, la nueva vida de Iglesias como profesional de los medios debe mucho a una serie de intereses. En primer lugar, los de Jaume Roures, verdadero “protector” de Iglesias y de Podemos y clave en su acercamiento al independentismo catalán, con el que el dueño de Mediapro ha hecho pingües beneficios. Un proceso que comenzó a fraguarse hace tiempo y que se “reventó” al desvelarse aquella cena secreta en casa de Roures con Oriol Junqueras (ERC).

Por cierto, encuentro “discreto” de quien, en su momento, criticaba lo que se cocía en reservados y palcos de estadios. Todo ello bajo la sombra, siempre sospechosa, de una hipoteca a un tanto por ciento privilegiado concedida por una entidad bancaria vinculada al separatismo catalán.

La mano de Roures

Pero volvamos al tema. Hay que recordar que la mano de Roures es importante en el complejo audiovisual catalán, donde el empresario ha llegado a autoinvitarse en programas producidos por él mismo en TV-3. Es su predio, aquel en el que más probabilidades tiene de colocar a su muchacho de los recados en Madrid, el que intentó por tierra, mar y aire que Pedro Sánchez recibiese a Roures en Moncloa.

Esas vinculaciones catalanas también sirven para comprender su desembarco en RAC-1, la emisora de radio del Grupo Godó, en el que cuenta con extraños avales por parte de lo que algunos, en Madrid y Barcelona, llaman la “célula podemita madrileña” de 'La Vanguardia'. Curioso mejunje ese también, donde Enric Juliana y Pedro Vallín colocan al diario del conde de Godó al servicio del jedi derrotado el 4 de mayo.

Lo más extravagante de este asunto es que Iglesias va a cobrar sus colaboraciones del aristócrata catalán. En eso, al menos, es fiel a sí mismo: ya lo hizo del Irán de los ayatollahs. Además, no hacen falta argumentos de justificación, pues basta con reciclar el de entonces: el furgón alemán de Lenin y toda esa cháchara de autoengaño.

El desembarco en RAC-1 cuenta con el visto bueno de ERC, que valora a Iglesias como un peón más en Madrid.

Por supuesto, ese desembarco cuenta con el visto bueno de ERC, que valora a Iglesias como un peón más en Madrid. Así se entiende, tanto en UP y sus satélites como en sectores 'indepes' esta acogida y la próxima en el diario 'Ara'.

La 'Casa Roures' es amplia y sirve también para que Iglesias pueda dedicarse a una de sus actividades favoritas: la colocación de artículos supuestamente intelectuales en el portal 'cultureta' y comprometido 'Ctxt', vertical del digital 'Público', propiedad del jefazo de Mediapro. Su artículo más destacado, hasta el momento, lo ha sido más por la ilustración de una pistola que por su contenido.

La cuestión de los proyectos audiovisuales, por el momento, parece correr más lenta. Y es que Mediapro no está para tirar cohetes y el dúo Iglesias-Roures no cuenta con excesivas simpatías en las grandes televisiones. La promoción de 'La Última Hora' y sus ataques -que Iglesias jura y perjura que no controla, aunque sí lo hagan personas de su confianza, cuando algunos periodistas le recriminan los golpes que reciben- han abierto simas muy profundas. Será muy difícil ver a Iglesias debatir en el 'mainstream' mediático como en sus tiempos de vino y rosas.

Donde dije digo...

Aquel Iglesias que allá por 2015 patinó con su salida de tono sobre la propiedad privada de los medios de comunicación -lo que generó una primera oleada de críticas internas apagadas sofocadas rápidamente-, es el mismo que ahora se sube al carro de los mismos, especialmente si los controlan sus deudos.

Más llamativo es el fichaje por el 'Hora 25' de la Cadena SER. Está claro que ha influido, por una parte, la caída en desgracia de Juan Luis Cebrián, que nunca tragó al de Podemos, y el ansia de la emisora por recuperar oyentes de izquierda. No obstante, también hay quienes apuntan en dirección a Miguel Barroso, nuevo hombre fuerte de Prisa y amigo de Roures.

Por cierto, resultó muy curioso que con todo el entorno de Unidas Podemos haciendo campaña contra el despido de Jesús Cintora, nadie “tocase” al productor de 'Las Cosas Claras', José Miguel Contreras, que se lavó las manos en el asunto e incluso suspiró cuando echó la persiana. ¿Tuvo que ver la cercanía de quien presume de ser el asesor de Pedro Sánchez en temas de imagen y audiovisuales con Barroso?

Iglesias colaborará en un medio que ha mantenido durante años una columna de señalamiento bajo la firma de Maite Soroa y heredero del 'Egin', portavoz oficioso de la banda terrorista ETA

Pese a todo, el fichaje más polémico es el anunciado el miércoles: el diario 'Gara'. De nuevo, incluso en el entorno morado hay quien incide en que tiene mucho que ver con las relaciones de Iglesias con el mundo abertzale, presentes desde muy joven e intensificadas con el trato con los diputados de Bildu. Una formación, por cierto, que en el País Vasco le come cada vez más terreno a la franquicia de Podemos, con quien mantiene diversos gobiernos municipales.

Ironías del destino, Iglesias colaborará en un medio que ha mantenido durante años una columna de señalamiento bajo la firma de Maite Soroa y heredero del 'Egin', portavoz oficioso de la banda terrorista ETA. Pero seguro que con esto no veremos a Pablo Echenique desenterrando artículos de los tiempos de Maricastaña como hace con otros medios.