22 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
El ministro de Justicia junto al presidente del CGPJ.

Campo accede a reunirse con los jueces para apaciguar el polvorín del CGPJ

El titular de Justicia tratará de aplacar el malestar de los miembros de la carrera judicial en pleno escándalo por las maniobras del Gobierno para renovar el Consejo del Poder Judicial.

| María Jamardo Tribunales

 

Tras varios meses de evasivas a jueces y magistrados, alegando problemas de agenda, el ministro Juan Carlos Campo se reunirá con las principales asociaciones profesionales de la carrera judicial este viernes 18 de diciembre. Un gesto con el que el titular de Justicia tratará de diluir las fuertes críticas que han provocado entre los miembros de la magistratura las maniobras del Gobierno para forzar la elección de un nuevo Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y reducir sus funciones cuando el órgano se encuentre prorrogado.

La cita tendrá lugar en la sede del Ministerio a las 10.00 horas de la mañana y, aunque oficialmente sólo se reconoce como un encuentro en el que los representantes de la Asociación de Jueces Francisco de Vitoria (AJFV), Asociación Profesional de la Magistratura (APM) y Foro Judicial Independiente (FJI) harán entrega a Campo del Manifiesto Ciudadano por la Independencia Judicial –para el que ya han recabado más de 20.000 firmas-, fuentes próximas al departamento que dirige el ex magistrado no ocultan que el acercamiento con los jueces y magistrados obedece más a un intento por acallar el malestar público y notorio del Poder Judicial con las injerencias del Ejecutivo, que a un mero formalismo de cortesía.

No en vano, cuando las mismas entidades profesionales a las que Campo recibirá a finales de esta semana se acercaron al Congreso de los Diputados para presentar el documento suscrito por todas ellas, con la única excepción de la progresista Jueces y Juezas para la Democracia, fueron atendidas por todos los grupos políticos excepto por el PSOE. Un detalle que fuentes socialistas próximas a la Comisión parlamentaria de Justicia han justificado aludiendo al volumen de recogidas de firmas que se presentan en la Cámara Baja y en la imposibilidad de recibir a todos los que las promueven.

El ministro de Justicia quiere enmendar la situación y ofrecer una apariencia de normalidad y buenas relaciones institucionales con las entidades que representan a un 90% de los jueces y magistrados de nuestro país que piden un cambio del sistema actual de elección de los vocales del CGPJ y que los 12 miembros de carrera sean elegidos directamente por sus compañeros.

Maniobras políticas

Los jueces han sido especialmente críticos con los intentos del PSOE y Podemos por intervenir el Poder Judicial -vía proyecto de reforma de la Ley Orgánica que lo regula- que ambas formaciones registraron conjuntamente en el Congreso de los Diputados, a través de sus respectivos grupos parlamentarios.

Un texto legal en suspenso pero que no ha sido retirado, en contra del compromiso del propio Pedro Sánchez durante su intervención desde la tribuna del hemiciclo en la moción de censura de Vox, y que trata de controlar e interferir en los jueces y magistrados. El contenido y el propósito de la futura norma ha provocado durísimas críticas de los miembros de la carrera judicial, a través de sus principales asociaciones profesionales y de un Manifiesto Ciudadano por la Independencia Judicial que ha sido suscrito por varios vocales del actual CGPJ.

Representantes de varias asociaciones de jueces entregando el manifiesto en el Congreso.

 

Los miembros de la carrera nunca han ocultado su disconformidad con el actual mecanismo de elección de la mayoría de los vocales del Consejo, que el Tribunal Constitucional validó en 1986, y han exigido históricamente una elección directa: que jueces y magistrados sean quienes designen a sus representantes en el órgano constitucional.

El CGPJ en pie de guerra

El Poder Judicial ha decidido declarar la guerra al Gobierno ante su intento de atar de pies y manos a la Comisión Permanente del CGPJ para que no pueda seguir cumpliendo su función constitucional de cubrir las vacantes judiciales hasta que no sea renovado. Una iniciativa que ponía en marcha, esta misma semana, coincidiendo con la segunda intentona exprés de PSOE y Podemos para iniciar la tramitación parlamentaria de la reforma legal que busca limitar las competencias del Consejo y reducir las mayorías necesarias para la renovación política de sus miembros. El órgano que preside Carlos Lesmes ha confirmado quedará luz verde a una nueva remesa de nombramientos judiciales, algunos de ellos en destinos judiciales clave, como el Tribunal Supremo.

Lesmes ha alcanzado el acuerdo de todos los vocales, tanto conservadores como progresistas, para seguir adelante con su calendario previsto para este año que termina, ajenos a la nueva Proposición de Ley registrada hace unos días por Adriana Lastra y Pablo Echenique. Y pese a la exigencia expresa de Podemos al presidente del Supremo para que aplace los nombramientos previstos sine die.

El CGPJ tiene previsto aprobar en su último pleno de 2020, que se celebrará el jueves, cuatro nombramientos en la cúpula judicial -uno de ellos el de presidente de la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional- para los que se espera alcanzar el máximo consenso, según confirman a ESdiario fuentes del órgano de gobierno de los jueces.