| 01 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

"El pacto de silencio" socialista con la reversión pública de las ITV

Las ITV, que alertan de las graves consecuencias de una conversión precipitada, denuncian el "desinterés" del PSPV como si "no estuvieran autorizados a opinar".

| Sonia García Edición Valencia

 

La Generalitat Valenciana asumirá la gestión de las ITV al finalizar el año, momento en el que finaliza la concesión actual.  La prisa de la Generalitat por controlar este servicio supone implantar un cambio de modelo precipitado que tendría consecuencias negativas a nivel logístico y humano, según los indicadores que presentó la Asociación de Entidades Concesionarias de la Comunitat Valenciana para la Inspección Técnica de Vehículos (AECOVA-ITV) , quién precisamente solicitó una prórroga de la conseción y ofreció a la Generalitat asumir la gestión hasta que estén preparados. 

No obstante, el gobierno del Botànic tiene claro que la reversión pública es imparable y tendrá lugar en el tiempo establecido sin tener el cuenta a los profesionales del sector y hace oídos sordos a estas propuestas. Además, el PSPV se ha negado a reunirse con la asociación en la ronda de reuniones con los grupos parlamentarios. Por ello, AECOVA-ITV critica el "desinterés" del los  socialistas. Asegura que lleva desde junio intentando reunirse con los socialistas sin éxito y reitera su voluntad de trasladarles "información veraz de primera mano sobre la gestión de este servicio público en la Comunitat", así como su malestar por el "carácter de urgencia" del Decreto-ley 3/2022 que establece la reversión.

A juicio de AECOVA, la postura del PSPV constata la "falta de homogeneidad de criterio" entre los socios del gobierno del Botànic sobre la gestión de este servicio público que "los concesionarios llevan prestando con eficiencia económica y calidad durante 24 años y que ahora afronta un momento decisivo para los contribuyentes".

"En todo el proceso iniciado por el Botànic, la parte socialista del gobierno se ha mantenido al margen de un aspecto clave para el interés general, como si el pacto también incluyera el silencio socialista ante una decisión delicada a la que no están autorizados para opinar", sostiene su portavoz, Francisco Llopis.

 

 

 

 

 

 

 

El objetivo de las ITV es proponer un modelo de gestión transitorio que garantice la eficiencia del servicio y no implique un mayor coste para los contribuyentes entre la gestión directa y la indirecta, así como que las razones expuestas para justificar el cambio de modelo de gestión, apelando a la urgencia o a la eficiencia económica, son "claramente inconsistentes".

Por tanto, la entidad insta al PSPV a que exprese su opinión sobre la urgencia del proceso, el lucro cesante causado por la pandemia, la prórroga solicitada por los concesionarios y sobre otros modelos de gestión indirecta de comunidades autónomas socialistas que "funcionan tan bien, como lo ha venido haciendo el modelo de gestión valenciano durante los últimos años".

Insiste así en defender su labor "incontestable" al frente de las inspecciones y asegura que les gustaría conocer la opinión de los socialistas valencianos sobre el modelo de gestión directa, "distinto al que practican en otras regiones y que conduce hacia una gestión que reduce la calidad en el servicio público y tiene un sustento exclusivamente ideológico".

Además, AECOVA invita al PSPV a visitar las estaciones de ITV para conocer de primera mano "la excelencia con la que se brinda este servicio público en la Comunitat Valenciana, referencia para el resto de comunidades autónomas, también para las socialistas".

El pasado viernes, el pleno del Consell dio luz verde al nombramiento de los miembros del consejo de administración de la Sociedad Valenciana de Inspección Técnica de Vehículos, la sociedad pública creada hace unas semanas para la gestión de la inspección técnica de vehículos (ITV) en lugar del servicio que prestaban en los últimos 24 años las concesionarias.