02 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Tres vinos para brindar por el cambio de fase

Por fin puedes recibir a tu familia y amigos a cenar en casa, así que te ofrecemos una selección de vinos con los que sorprenderles.

Otazu Chardonnay 2019

Toda la personalidad y singularidad, características de Bodega Otazu contenidas en las botellas de la última añada de Otazu Chardonnay, un vino 100% Chardonnay de D.O. Navarra. La calidad de este vino está avalada no sólo por el saber hacer y la tradición de la bodega navarra, sino además por galardones nacionales e internacionales obtenidos por añadas anteriores, como las medallas de oro en Mundus Vini 2019 (añada 2018), 91 puntos en la Guía Gourmet 2020 y en la Guía Vivir el Vino 2020 (añada 2018), sin olvidar la medalla de oro que la añada 2019 acaba de recibir en el International Challenge Competition 2020 de la revista Gilbert & Gaillard.

Esta añada comenzó con una vendimia seleccionada en las parcelas de Chardonnay de la propiedad en septiembre del pasado año. De esta se obtuvo uva blanca de alta calidad para elaborar este vino de la Denominación de Origen de Navarra. El mosto se clarificó por gravedad y, posteriormente, se fermentó en depósitos de acero inoxidable con temperatura controlada durante tres meses para mantener toda su personalidad y características varietales.

El resultado es un vino de color amarillo, muy limpio y brillante, con una nariz intensa, con predominio frutal, donde destacan las notas flores y de fruta blanca. Otazu Chardonnay 2019 tiene una boca con volumen y untuosa, con un final muy fresco y afrutado. Este vino blanco es ideal para maridar con mariscos, pescados, carnes blancas, pasta no muy condimentadas, ensaladas, arroces, foies y quesos frescos de oveja. Se sirve a entre 8 y 10 grados. P.V.P. 9,95€

 

Rosado de Lágrima Barón de Ley

Quiero transmitir la pureza de la garnacha en su expresión más fresca, haciendo un rosado con mucha tensión y untuosidad”. Así define Pablo Tascón, enólogo de Barón de Ley su nuevo Rosado de Lágrima. Un vino natural elaborado como los originales blanc de noirs franceses, con un color pálido al más puro estilo de La Provenza, un aroma muy frutal y un sabor envolvente, contundente y elegante. “Es un rosado al límite de color, serio en su filosofía y con una gran personalidad”, concluye.

Este Rosado de Lágrima 2019 está elaborado mayoritariamente con la garnacha procedente de las viñas en terraza que Barón de Ley tiene en la Finca de los Almendros, viñas que nacen a partir de una cuidadosa selección clonal y, que por su altitud y por las condiciones climáticas en las que se desarrollan, permiten un equilibro perfecto entre grado, color y acidez.

Tras recoger las uvas manualmente en una vendimia temprana para compensar el  grado alcohólico con la acidez y transportarlas a bodega en cajas, se trataba de extraer sólo el corazón de la garnacha. Así, el mosto se obtuvo de un prensado directo en frío de uvas enteras con el mínimo contacto entre los hollejos, fermentación a baja temperatura y sometido a un trabajo de lías durante dos meses.

El resultado es un vino de color brillante pétalo de rosa muy claro que en nariz cuenta con aromas dulces a frutas rojas y flores blancas. En boca es fresco, sabroso, frutoso, elegante y muy gastronómico. Un vino sorprendente que pone de manifiesto la inquietud de Barón de Ley en buscar nuevas propuestas de vinos auténticos, basados en el viñedo propio y en elaboraciones tradicionales adaptadas a las tendencias actuales.

Rosado de Lágrima 2019 de Barón de Ley es la expresión de la garnacha mediterránea en su versión más fresca. Un vino perfecto para comenzar con optimismo esta primavera que tenemos por delante. PVP: 7 euros.

 

Castelo de Medina Vendimia Seleccionada

Con la explosión de la primavera, la nueva añada de sus vinos Vendimia Seleccionada engloba un Verdejo y un Sauvignon Blanc que resulta ideal para consumir despacio al sol, disfrutando del momento y apreciando bien toda su riqueza aromática y su complejidad de matices, así como para acompañar el aperitivo o esas recetas que con tanto esmero nos preparamos ahora en casa.

Castelo de Medina Verdejo Vendimia Seleccionada 2018 es el resultado de una crianza de seis meses sobre lías finas y tres meses en barricas de roble francés, lo que ha permitido que mantenga la frescura y la fruta de un vino joven al tiempo que ha adquirido la elegancia y sutileza de la madera. En la copa presenta un color amarillo limpio y brillante con ribetes verdosos. En nariz es fino y elegante, con los aromas propios de la Verdejo como eneldo, hinojo, anís y manzana que adquieren complejidad con los ligeros tostados, las especias y las notas de pastelería que le ha cedido la barrica durante su crianza. En boca se muestra amplio, largo, carnoso y redondo, apareciendo de nuevo sus frutas y especias. Tiene gran persistencia y un retrogusto que invita a seguir degustando. Armoniza a la perfección con todo tipo de aperitivos, mariscos, pescados azules (trucha,  salmón,  caballa,  atún,  arenque), carnes blancas y  ahumados.

Por su parte, Castelo de Medina Sauvignon Blanc Vendimia Seleccionada 2018 se ha criado durante nueve meses sobre lías finas, lo que hace que tenga una nariz más sutil y elegante y una boca más potente y larga que un Sauvignon Blanc joven. En la fase visual es amarillo pajizo con reflejos verdoso, limpios y brillantes. La nariz es intensa, con aromas a frutas tropicales, y en boca revela un gran volumen, un paso untuoso, graso y bien estructurado y un final prolongado y muy agradable. Es ideal para tomar con unas  aceitunas o anchoas, con queso, con ensaladas, con frutos secos, arroces (paella, por ejemplo), con carnes blancas y con pescados a la plancha. PVP: 10 euros.

Comenta esta noticia