27 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Mafaldine frutti di mari: ¡Pasta, pasta, pasta!

El sol está llegando para quedarse y preparar una deliciosa comida para disfrutar en casa, en la terraza o en el jardín es prácticamente obligado

El sol está llegando para quedarse y preparar una deliciosa comida para disfrutar en casa, en la terraza o en el jardín es prácticamente obligado. Con la subida de las temperaturas, la libertad que muy poco a poco vamos recuperando es motivo más que suficiente para abrazar un delantal a tu cintura ‘e cucinare questa deliziosa ricetta di pasta frutti di mare’.

La pasta es todo un símbolo en la gastronomía italiana y es considerada el oro amarillo de la tierra. Si hablamos de sabor, hablamos de aromas y si hablamos de aromas, hablamos de marisco, y si hablamos de marisco, hablamos de ‘frutti di mare’, donde la magia nace con una sencilla y mimosa preparación dando como resultado un plato con delicados e intensos matices a mar.

La elección del tipo de pasta la dejo a tu antojo, aunque si quieres dar una oportunidad a los mafaldine, ya te vaticino que no te arrepentirás: el grosor de la cinta, su anchura y su borde ondulado la convierte en excelente para contener los sabores de esta receta cien por cien mediterránea.

 

Dificultad: Baja

Tiempo de preparación: 35 minutos

 

Ingredientes para cuatro personas

350 gramos de pasta 

350 gramos de calamar troceado

250 gramos de gambas

400 gramos de mejillones

150 gramos de almeja mediana

½ taza de guisantes

5 o 6 tomates cherry

2 tomates rojos

4 dientes de ajo

1 cayena partida

perejil

sal

pimienta

5 cucharadas de aceite de oliva

 

1.- Limpia los mejillones bajo un chorro de agua fría retirando las barbas de la concha. Transfiérelos a una cazuela con medio vaso de agua, cierra con la tapadera y cocina durante unos minutos hasta que se abran. En este proceso menea la cazuela de arriba abajo con decisión un par de veces para que el calor se reparta uniformemente.

Una vez estén abiertos, retira la carne de mejillón conservando algunos en la concha.

 

2.- En la misma cazuela con el caldo de los mejillones vuelca las cabezas junto a las cáscaras de las gambas y ponlas a hervir durante 12 minutos asegurándote de aplastar bien las cabezas para que desprendan todo su sabor. Pasa el resultado por un colador de tela para eliminar todos los sólidos y la posible tierrilla que hayan podido soltar los mejillones. En caso de no tener colador de tela puedes utilizar una gasa o paño limpio.

 

3.- Pon a calentar este delicioso caldo con más agua y cuece la pasta hasta un punto al dente. Recuerda que la pasta debe bailar dentro del agua, introduce los mafaldine hasta que ablanden y puedas sumergirlos enteros.

Escurre y reserva parte del agua por separado.

 

4.- En una sartén dora ligeramente los ajos, añade la cayena partida y revuelve.

 

5.- Corta en pequeños dados el tomare rojo e incorpora mezclando unos segundos para integrar…

 

… seguido los calamares. Cocina hasta que cambien su color a un blanco intenso.

 

6.- Momento de las almejas, las gambas y de salpimentar al gusto. Cocina todo junto durante 3 o 4 minutos removiendo para unificar sabores.

 

7.- Sube la intensidad del fuego,transfiere la pasta, los tomates cherry y los guisantes previamente escaldados. Remueve y remueve como si de cintas de seda se tratara para que todos los ingredientes se distribuyan por igual y se cree ese fantástico sabor a mar. En este paso, para que no se reseque la pasta vierte un par de cacillos de caldo de la cocción.

Decora con los mejillones en su concha, más guisantes verdes y un generoso cordón de aceite de oliva virgen extra.

 

 

Comenta esta noticia