06 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Soraya quiere colocar a Nadal como superministro económico con el PP en contra

Álvaro Nadal es un estrecho colaborador de la vicepresidenta desde hace una década.

Álvaro Nadal es un estrecho colaborador de la vicepresidenta desde hace una década.

¿Quién será el sustituto de Guindos? La vicepresidenta está promocionando al ministro de Energía, hombre de su confianza. Pero el partido prefiere a alguien que conecte más con la gente.

No puede decirse que la marcha de Luis de Guindos a la Vicepresidencia del Banco Central Europeo haya pillado a Mariano Rajoy desprevenido, ni tampoco que tendrá que reorganizar su Consejo de Ministros a salto de mata.

Ha tenido tiempo para meditar el sustituto, porque el presidente del Gobierno sabía que la designación de su ministro de Economía estaba hecha cuando se postuló para un cargo que corrige, al menos en parte, la infrarrepresentación española en los organismos europeos.

Una vez que se ha pronunciado el Eurogrupo, Guindos sólo espera ahora la señal de Rajoy para dimitir -aunque no empezará en el BCE hasta junio-, cosa que ocurrirá en los próximos días. Es por ello que en las últimas horas se ha disparado las cábalas en torno a su sucesor.

¿Habrá macroministerio económico, como quiere la vicepresidenta?

Aunque Mariano Rajoy no suelta prenda, la vicepresidenta sí tiene un claro candidato: el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal. Y sobre todo un hombre de su entera confianza, estrecho colaborador desde hace una década.

Soraya Sáenz de Santamaría está intentando convencer al presidente de que la mejor opción es crear un macroministerio económico con Nadal al frente, que ya la pasada legislatura fue director general de la Oficina Económica de La Moncloa y que está entusiasmado con la sola idea.

En torno a Rajoy muchos opinan, pero muy pocos, contados con los dedos de una mano, tienen capacidad de influir en sus decisiones. Y la número dos del Ejecutivo es una de esas personas.

En realidad la pasada legislatura hubo un laxo de tiempo en el que Economía, Energía y Turismo compartieron ministerio: fue cuando en abril de 2016 José Manuel Soria dimitió por su vinculación con los papeles de Panamá.

La "operación Nadal" es también del gusto de Montoro, pero no del agrado del partido 

Esa solución gusta también a Cristóbal Montoro, que así no vería amenazado su mando en el Gobierno por un recién llegado. O lo que es peor -a su modo de ver-: por alguien de hasta ahora segundo rango en el Ministerio de Economía, y por tanto un estrecho colaborador de su gran enemigo íntimo, Luis de Guindos

La jugada que intenta Sáenz de Santamaría tiene mucho trasfondo político. En los últimos meses la vicepresidenta ha perdido cierto predicamento entre sus compañeros a raíz de la estrategia seguida en Cataluña, ideada enteramente por ella. Y con el ascenso de Nadal vería reforzados sus apoyos en el tablero de ministros. 

No obstante el ministro de Energía tiene dos puntos en contra importantes. En primer lugar se ha buscado poderosísimos enemigos enfrentándose a las eléctricas (quiere recortar sus ingresos regulados) y ya su partido le paró los pies en el Senado recientemente. 

En segundo lugar, no es un hombre que conecte con la militancia ni con los votantes del PP, y en vista de que Ciudadanos ha arrebatado a los populares la bandera del patriotismo, a estos solo les queda encomendarse a la economía para ganar las próximas elecciones generales. Es por ello que en el partido prefieren un ministro de Economía que conecte más con la gente. O al menos uno más telegénico.

Comenta esta noticia
Update CMP