29 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Espinacas con bechamel, una receta extremadamente rica en antioxidantes

Consumir esta súper verdura es importante para la salud de nuestro cabello, piel y huesos... ¡pero hay más!

La nutritiva espinaca crece verde y robusta durante el otoño para regalarnos sus magnificas propiedades.

Extremadamente rica en antioxidantes, hierro y vitamina A y K, los beneficios de consumir esta súper verdura no solo son importantes para la salud de nuestro cabello, piel y huesos, sino que también desencadena la liberación de hormonas de la saciedad, lo que hace que nos sintamos más llenos y satisfechos después de haberla comido.

Además, gracias a su bajísimo contenido en calorías (3 tazas nos proporcionan solo 20 calorías) nos permite combinarla con una suave crema bechamel y gratinarla con abundante queso mozzarella, lo que la convierte en un plato más que atractivo para que toda la familia se vuelva loca por él

Dificultad: Fácil

Tiempo de preparación: 25 minutos

 

Ingredientes para cuatro personas

2 bolsas de espinacas baby

1 cebolla grande

1 taza de queso mozzarella

3 cucharadas de aceite de oliva

sal

 

Para la bechamel

2 cucharadas de mantequilla

2 cucharadas de aceite de oliva

50 gramos de harina para todo uso

½ litro de leche muy caliente

sal

pimienta blanca

nuez moscada

 

Elaboración:

1.- Comienza por la bechamel. En una sartén derrite la mantequilla con el aceite a fuego medio. Agrega la harina y revuelve constantemente durante 2 minutos, verás como lentamente cambia de color hacia un dorado suave.

2.- Vierte poco a poco la leche caliente revolviendo constantemente, hasta que la salsa comience a hervir y espese. Sazona con sal, pimienta y nuez moscada al gusto. Reserva.

 

3.- En una cazuela vierte medio vaso de agua, vuelca las espinacas, cubre con una tapadera y ponlas a fuego medio durante 3-4 minutos revolviendo ocasionalmente o hasta que marchiten.

Seguidamente ponlas en un colador de malla fina para eliminar el agua. Reserva.

 

4.- En la misma cazuela calienta tres cucharadas de aceite de oliva y rehoga suavemente la cebolla laminada durante unos minutos hasta que comience a dorarse.

 

5.- Incorpora las espinacas, la bechamel y revuelve para combinar todos los ingredientes. Prueba y rectifica de sal y pimienta si fuera necesario.

 

6.- Vuelca el resultado en una fuente de horno, cubre con la mozzarella rallada…

 

y gratina hasta conseguir una superficie dorada y crujiente.

 

Sirve enseguida y disfruta de una de las verduras de otoño más saludables del mercado.

 

Comenta esta noticia
Update CMP