30 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Landaluce abochorna a Montero dando la vuelta a su teoría femenista más cruda

Irene Montero y su nueva normalidad.

Irene Montero y su nueva normalidad.

La nueva normalidad de la ministra podemita echa mano de algunas hipótesis que la indómita periodista echa por tierra recurriendo a grandes dosis de ironía y, sobre todo, de cruda realidad.

Este miércoles Emilia Landaluce aprovecha su columna de opinión en El Mundo para explicar en qué consiste la "nueva (a)normalidad que se nos quiere imponer" después de la comparecencia de la ministra Montero en la comisión del Congreso.

A saber: "en dividir a los españoles entre cayetanos (el nuevo «facha») bañados en champagne tocando la cacerola de plata con un palo de golf imaginario y buenos ciudadanos cantando love is in the air desde sus balcones".

Según la periodista, "los segundos reprochan a los primeros que primen la economía a la salud. Como si la economía no sirviera también a la salud", ironiza instando a facilitar fiscalmente la inversión privada en investigación "y ya verán cómo corre la vacuna".

En cuanto a Irene Montero, cree que "hay que pensar en la vinculación del feminismo militante y el Covid. Y no me refiero a la tabarra de las marchas del 8-M sino a la actitud de la ciudadanía. De momento, estamos obligados a convivir con el Covid como convivimos con el mal. Esperar a que no haya ni un muerto por la pandemia solo nos acabará hundiendo literalmente en la miseria".

Sin embargo, reflexiona, "nunca vamos a estar protegidos del todo" de la misma manera que "estadísticamente, los talleres de feminismo que se imparten en prisión no son una vacuna contra el maltrato o los que matan mujeres. Pero eso es lo que defiende la izquierda radical de Montero".

En otras palabras, que "el ni una menos de la llamada violencia de género se ha trasladado a la gestión de la epidemia".

No obstante, concluye, aunque "todos deseamos un ni un contagio más de momento lo más probable es que nos tengamos que acostumbrar a la posibilidad de la enfermedad de la misma manera que debemos saber que nos podemos cruzar con el mal (llámenlo psicópata, terrorista)" y por eso "debemos ser responsables. Protestar, comprar, salir respetando la distancia de seguridad y siendo conscientes de que el riesgo está ahí".

Por eso la periodista "le daría la vuelta a lo de Irene Montero. Borracha y sola quiero salir de casa. Mejor dicho: sobria, que hay que ser responsables".

Comenta esta noticia