| 08 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La Feria de Málaga en una imagen de archivo
La Feria de Málaga en una imagen de archivo

La gran amenaza que sobrevuela a la Feria de Málaga: el racionamiento de hielo

El desabastecimiento de cubitos de hielo hace temer que las próximas fiestas no puedan contar con la cantidad necesaria para garantizar el suministro.

| Y. L. Andalucía

El hielo se ha convertido en un bien muy preciado estas semanas. El desabastecimiento ha llegado a muchos puntos de España en plena ola de calor, y Andalucía no se libra, incluso ya existe el miedo a que no haya suficiente para cubrir la demanda de cara a la próxima Feria de Málaga, que comienza el próximo 12 de agosto.

Y es que, la demanda se ha disparado en los últimas semanas, por encima de un 30%, y muchos establecimientos ya han colgado el cartel de "no queda hielo", puesto que las fábricas no son capaces de abastecer a todos sus clientes.

 

"Estamos teniendo problemas desde hace unos 20 días. Creo que va a faltar hielo seguro", señalan a la Cadena Ser desde Hicosol, la mayor fábrica de hielo de España -con sede en Málaga- que abastece a buena parte del país.

De hecho, explican que las ventas se han duplicado en las últimas tres semanas y ya advierten que, a este ritmo, en dos semanas no habrá existencias y para la Feria de Málaga "no vamos a poder garantizar el suministro".

 Pero no parece que sea este el único motivo para la escasez, sino que se ha producido una 'tormenta perfecta' en la que diversas causas han provocado la falta de un bien que ya se ha convertido en uno de los más codiciados en los supermercados.

Las subida de los costes de producción también ha hecho que muchos fabricantes no produjeran al máximo rendimiento durante la primavera lo que ha hecho que no se llenasen los almacenes de cara al verano.

De hecho, se ha producido un enorme aumento del precio del plástico para su embalaje, un alza del combustible, utilizado para su transporte, y el de la luz, lo que ha conllevado una falta de existencias que ahora intentan paliar trabajando al máximo rendimiento, para poder llenar las neveras de los restaurantes y casetas. 

Así, el miedo a que la Feria de Málaga se quede sin hielo crece, los hosteleros conocen lo delicada de la situación, aunque los fabricantes intentarán hacer todo lo posible para que la ciudad pueda disfrutar de sus fiestas como se merecen.