| 24 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Los expresidentes socialistas de la Junta de Andalucía, Susana Díaz y José Antonio Griñán.
Los expresidentes socialistas de la Junta de Andalucía, Susana Díaz y José Antonio Griñán.

Susana Díaz traiciona la ética de su propio partido para salvar a Griñán

La firma de la senadora en la petición supone infringir el Código Ético del PSOE que impide proponer o apoyar el indulto de cargos públicos condenados por delitos ligados con la corrupción.

| Manuela Herreros Andalucía

Los socialistas tienen planeado saltarse la decisión judicial del Tribunal Supremo sobre el caso de corrupción de los ERE en el que han sido ratificadas las condenas para 15 altos cargos del PSOE, entre ellos los expresidentes de la Junta, José Antonio Griñán y Manuel Chaves. Preparan el indulto para evitar el cumplimiento de la sentencia que impone una pena de seis años de prisión para Griñán.

El Gobierno de Pedro Sánchez tiene la potestad para otorgar la medida de gracia a 'su compañero' andaluz y la 'vieja guardia' socialista se moviliza mostrando su respaldo. Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero, Alfonso Guerra y Susana Díaz han anunciado que su firma estará en el documento de apoyo a la petición que la familia dirige al Ejecutivo.

 

Desde el PSOE no sólo quieren que no se cumpla la sentencia, sino que están dispuestos a saltarse el Código Ético que rige su propio partido en el que señala que "los cargos públicos del PSOE se comprometen a no proponer ni apoyar el indulto de cargos públicos condenados por delitos ligados a corrupción, violencia de género, delitos de acoso o discriminación, contra la libertad e indemnidad sexuales, torturas o contra la integridad moral, así como la comisión de hechos constitutivos de delitos graves".

Díaz infringe el reglamento interno

Así, la senadora del PSOE y expresidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, al apoyar el indulto de condenados por delitos de corrupción, que es el caso de Griñán estaría incurriendo en una infracción al saltarse el reglamento interno.

El mismo artículo del Código Ético añade un segundo punto recalcando que "los cargos públicos y orgánicos se comprometen a no solicitar su propio indulto si fueran condenados por los mencionados delitos" ligados a la corrupción.

 

Sin embargo, y pese a la ratificación del Tribunal Supremo de la condena de la Audiencia Provincial de Sevilla por malversación y prevaricación a Griñán, Díaz ha sostenido que "Pepe es un hombre honesto, honrado" y que "hay argumentos de sobra para justificar el indulto", mientras que ha recordado que el magistrado del Tribunal Supremo, Alberto Jorge Barreiro, "no vio delito de malversación".

En el caso de González y Zapatero no se produciría la misma situación, porque ya no son cargos públicos del PSOE, por lo que no estarían obligados por ese artículo del código ético, pero sí cuentan con una dotación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) por su condición de ex presidentes del Gobierno de la Nación.