| 16 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
José Antonio Nieto, portavoz del Partido Popular en el Parlamento de Andalucía.
José Antonio Nieto, portavoz del Partido Popular en el Parlamento de Andalucía.

El PSOE, Vox y Podemos bloquean una comisión sobre el despilfarro socialista

La Junta de Portavoces del Parlamento de Andalucía ha rechazado crear una comisión de estudio de las auditorías propuesta por PP y Cs. El voto socialista era previsible, no así el resto.

| Manuela Herreros Andalucía

La posibilidad de abordar el contenido de las auditorías realizada al sector público de la Junta de Andalucía, a través de un grupo de trabajo con todos los grupos parlamentarios, no ha gustado a los partidos de la oposición.

Partido Popular y Ciudadanos, los dos partidos en el gobierno, han recibido un portazo a su propuesta para crear una comisión de estudio de las auditorías. El PSOE-A, Unidas Podemos y Vox han votado en contra de la medida que perseguía analizar el estado en el que se encuentra la propia institución para abordar las decisiones para adelgazar la gigantesca administración creada por los gobiernos socialistas.

Argumentos varios entre la oposición que han dejado “perplejo” al portavoz parlamentario del PP-A, José Antonio Nieto durante la Junta de Portavoces del Parlamento de Andalucía. Difícil de comprender que no quieran un espacio para expresarse sobre el asunto, proponer alternativas o contar con las aportaciones de los propios auditores, han manifestado los populares.

Sorpresa en el PP e indignación en Cs, cuyo portavoz Julio Díaz ha asegurado que Vox y Unidas Podemos "se han convertido en los mejores cómplices para no acabar con 37 años de chiringuitos políticos socialistas".

En el caso del PSOE-A no es de extrañar que no quieran ni oír hablar del asunto, porque pone de manifiesto la gestión que han realizado durante casi 40 años al frente de la Junta, usándola como una red clientelar para enchufar a sus afines, con duplicidades de entes y cargos.

La portavoz socialista, Ángeles Férriz, ha argumentado el voto en contra de su grupo en el que no ve que el Parlamento sea el lugar para abordar estos asuntos, considerando que se usa con un “fin partidista”.

Tampoco para Unidas Podemos es necesario el foro y su portavoz, Guzmán Ahumada, rechaza el momento para debatir, porque el gobierno ya ha actuado en la reestructuración de la administración. La izquierda, que siempre reclama participación y transparencia ahora no la quiere, porque el trabajo está iniciado, antes de tener el resultado de las auditorías.

Vox y su negativa a todo

El grupo de Vox no da tregua al gobierno de Juanma Moreno ni siquiera en este asunto. La propuesta del bipartito la rechazan alegando que supondría retrasar las actuaciones que tiene que realizar la Junta, según su portavoz adjunta, Ángela Mulas. Detrás de ella, y a través de un comunicado han llegado las críticas de Manuel Gavira, portavoz en el Parlamento de Vox, que considera la creación de la comisión un “intento de marear la perdiz”.

Gavira dice que no van a “dar cobertura a políticas cobardes” y se refiere al presidente Juanma Moreno afirmando que no está dispuesto a adoptar decisiones "por miedo a repercusiones electorales".

El portavoz de Vox en el Parlamento de Andalucía, Manuel Gavira.

 

Vox pide agilidad, al mismo tiempo que retrasa los intentos del Ejecutivo andaluz de acabar con la superestructura de la Junta, como ha sido el caso de su oposición en el Parlamento a la creación de la agencia Trade, que fusiona a varios entes. El portavoz de Vox pone los dos asuntos en el mismo rasero y no se baja de su postura de bloqueo al gobierno de PP y Cs.

Desde el PP contestan a la postura "contradictoria" que sostiene Vox, cuando la puesta en marcha de las auditorías ha sido uno de sus "mantras" desde el inicio de la legislatura, según ha explicado Nieto. Los populares aseguran que le han dado "un balón de oxígeno al PSOE" que "estaba loco" por evitar el debate público.