| 28 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Mariano Moreno está sufriendo la presión mediática tras la ruptura de su hija con Antonio David.
Mariano Moreno está sufriendo la presión mediática tras la ruptura de su hija con Antonio David.

El padre de Olga Moreno sufre un accidente doméstico por no hablar con la prensa

Complicados momentos los que está atravesando la exfamilia política de Antonio David Flores que con la ganadora de "Supervivientes" destrozada por la "traición" vive gran presión mediática.

| Redacción Chismógrafo

Complicados momentos para Olga Moreno, pero también para su familia. Destrozada tras enterarse por la prensa de que Antonio David Flores mantiene una relación con Marta Riesco, los padres y las hermanas de la ganadora de Supervivientes están muy preocupados por ella e incluso se habrían planteado pedir ayuda de algún profesional para que la sevillana pueda superar este inesperado varapalo.

Además, la familia de Olga está muy decepcionada con Antonio David, porque nunca se habrían imaginado esta traición por parte del malagueño, al que siempre han apoyado y defendido públicamente y que ni siquiera les ha mandado un mensaje para desearles felices fiestas.

Mientras Olga se refugia en su Sevilla natal y en sus familiares, su padre, Mariano Moreno, guarda silencio y prefiere no contar a los reporteros del corazón cómo está su hija ni cómo se han tomado la relación de Antonio David y Marta Riesco. Si hace unos días, muy nervioso, mandaba a los periodistas "a tomar por culo", este viernes visiblemente nervioso sufrió un accidente doméstico por las preguntas relacionadas con la vida privada de una de sus hijas.

Y es que fruto de la tensión del momento y en su prisa por huir de la prensa, el padre de Olga partió la llave de su portal y, enfadado, llamó al telefonillo y pidió a su mujer a gritos que le abriera la puerta para no pronunciarse sobre los duros momentos que está viviendo su hija.