| 04 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Terelu Campos, siempre sincera y natural.
Terelu Campos, siempre sincera y natural.

Una "patética" Terelu Campos, ridiculizada por amor ante los amigos de su novio

Llegada a un punto de su vida en la que parece haberse "retirado del mercado", la hija de María Teresa Campos está por encima del bien y del mal a la hora de contar las cosas tal cual son.

| Maribel Fernández Chismógrafo

Hace unos días en La Isla de las Tentaciones Ana abandonó la hoguera queriendo huir a Murcia después de descubrir los últimos vídeos de Cristian en Villa Paraíso. Posteriormente la concursante visitó el plató para poder explicar todo lo que sintió en ese momento.

Tal como confesó la propia Ana, el amor le llevaba a hacer a su pareja cada día su bocadillo por las mañanas. La murciana quiso explicar lo que ese gesto significa: para hacer eso hay que tener sentimientos más allá de la atracción, y ella lo hacía cada día.

Terelu Campos y lo más "patético" que ha hecho por amor

En ese momento, la presentadora Sandra Barneda aprovechó para preguntar a los colaboradores qué era lo más grande que habían hecho por amor. Cuando llegó el turno a Terelu Campos, comenzó adelantando que lo suyo era "un poco patético".

"Yo salía con una persona que tenía un trabajo que había veces que se tenía que levantar excesivamente temprano. Yo he llegado a levantarme a las cinco y pico de la mañana ponerle el desayuno, lo hacía como un acto de amor", explicó sincera, natural y humilde la hija de María Teresa Campos.

 
Y así fue hasta un día en que ocurrió algo en una reunión de amigos: "Me dejó totalmente en ridículo cachondeándose de mí o ridiculizándome porque hacía eso. Me sentí la tía más gilipollas del mundo. No me volví a levantar, por supuesto",  concluyó sin aclarar a qué pareja de las que ha tenido se refería. A partir de aquí, la imaginación del personal...