| 25 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

El Gobierno entorpece las investigaciones con la marcha del CNI del País Vasco

Esta retirada dificultará las investigaciones que se siguen en la Audiencia Nacional, algo que contenta a los socios de Gobierno de Sánchez.

| ESdiario España

La situación en el País Vasco ha cambiado, ETA hace tiempo que ya no existe y  los seguidores han abandonado las armas, es por eso que Sánchez decide retirar del País Vasco a todos los agentes de la división antiterrorista del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y reducir los mismos a la mínima expresión en Cataluña.

De esta manera, las posibles investigaciones en relación con los movimientos independentistas y los grupos más exaltados seguidores de ETA quedarán en manos, ya no del CNI, sino que de las fuerzas de seguridad del estado: la Guardia Civil y la Policía Nacional.

Este cambio se enmarca en la voluntad de mejorar las relaciones entre el Gobierno y sus socios en el Congreso de los Diputados. Y es que la intención es que las investigaciones en los grupos afectados sean directamente a fin de que "se desvinculen estas decisiones del ejecutivo y de las relaciones que mantiene con sus socios parlamentarios.

 

El trabajo que el Centro Nacional de Inteligencia ha coordinado durante todos estos años en la lucha antiterrorista tanto policial como judicial ha sido muy importante, y aunque no se han registrado capítulos terroristas en la última década, su labor sigue siendo igual de trascendental. Prueba de ello son los cerca de 400 asesinatos de la banda pendientes de esclarecerse, datados a finales de los 70 y finales de los 80, cuando era mucho más difícil investigar estos crímenes debido a la falta de recursos.

Ahora, el mayor problema al que se enfrentan los agentes ‘expulsados’ es su futuro laboral: qué va a ser de ellos, y sus familias, después de tantos años trabajando, y viviendo, como espías en estas regiones, algo que no parece preocupar a Sánchez.