08 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Edmundo Bal votando.

Cs firma su acta de defunción: sin "efecto Bal" y Arrimadas contra las cuerdas

Los esfuerzos del candidato de la formación naranja, Edmundo Bal, no han servido para salvar los muebles y el partido de Arrimadas no supera el corte del 5% que exige la ley electoral.

| María Jamardo España

Desde las predicciones que avanzaban los distintos sondeos durante la campaña electoral de este 4-M, hasta esta jornada electoral, Ciudadanos afrontaba al peor escenario de su historia reciente en unos comicios autonómicos, descontando la debacle de su última en clave autonómica: Cataluña.

Y finalmente se han cumplido los pronósticos para los de la formación de Inés Arrimadas y la candidatura de Edmundo Bal se quedará fuera de la Asamblea madrileña.

 

Hasta los primeros datos del escrutinio, en tiempo real, ya sobre la mesa, las tendencias demoscópicas han resultado ser más benévolas que la realidad.

El partido liderado por Inés Arrimadas a nivel nacional sólo ha sido capaz de retener un 3% del voto emitido por los electores llamados a votar este martes en Madrid que se movilizaron de manera masiva en una jornada histórica.

Desde los 629.932 votos, obtenidos en las pasadas elecciones de 2019 y tras el éxito trepidante obtenido en Cataluña por la formación naranja -una vez materializado el fracaso de la declaración unilateral de independencia del Gobierno de Carles Puigdemont- el partido se ha quedado en Madrid con apenas un 2,77% de los sufragios conseguidos entonces, cuando se alzó con un total de 26 diputados.

Lo que permitió a Ignacio Aguado ejercer el papel de socio de Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, en la Asamblea, y obtener 6 Consejerías -Deportes, Economía, Universidades, Familia, Transporte y Cultura- y una Portavocía en el Ejecutivo de la que repetirá como presidenta de los madrileños.

 

Arrimadas sufre su segundo hundimiento en las urnas en tres meses: el 14-F en Cataluña y el 4-M en Madrid.

 

Tras la moción de censura presentada por Ciudadanos en Murcia junto con los socialistas, para derrocar al Gobierno popular de Fernando López Miras en la Comunidad, Ayuso tomaba la decisión de disolver la Asamblea y convocar elecciones para neutralizar una operación similar en Madrid.

El tiempo ha acabado dando la razón a la líder de los populares que hoy confirma el apoyo mayoritario de los madrileños en su proyecto político en solitario. Ayuso ha conseguido eliminar a Ciudadanos de la ecuación y supera así una etapa complicada: la que llevó a Aguado a ser un vicepresidente incómodo en el Consejo de Gobierno.

Bal no dimite

El abogado del Estado Edmundo Bal, que llegó a la política de la mano de Albert Rivera -tras ser purgado de su puesto como jefe los letrados públicos en el Tribunal Supremo, por negarse a firmar el escrito de acusación contra los golpistas catalanes sólo por sedición- no ha podido superar el corte del 5% que exige la ley madrileña para obtener representación. Bal asumió el peso de la campaña en sin renunciar a su escaño en el Congreso de los Diputados donde regresará a partir de mañana.

 

Aunque desde la dirección de Ciudadanos han adelantado que la derrota de Bal en estas elecciones, en realidad la de Arrimadas, y la ausencia de representación de la formación naranja en la Asamblea madrileña, no supondrá exigencia de dimisiones, algunas voces críticas ya han planteado que la dirección  deberían replantearse la estrategia como partido y explorar una futura y eventual fusión con el PP, dentro y fuera de Madrid.