| 15 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pilar Alegría (PSOE)
Pilar Alegría (PSOE)

El PSOE se desespera y certifica su debacle electoral: “O remontamos o se acabó”

El PSOE de Madrid ha dado la voz de alarma este sábado entre sus electores advirtiendo de que la desmovilización tras la hecatombe andaluza puede condenar a los socialistas a la irrelevancia

| A.J España

Los socialistas han vivido esta semana un auténtico espejismo: la cumbre de la OTAN, pactada por el gobierno del PP con Mariano Rajoy a la cabeza, ha sido todo un éxito internacional que ha mitigado parte del impacto político que ha dejado la hecatombe electoral del PSOE en Andalucía el pasado 19 de junio. 

Sánchez se ha reunido con los mandatarios más importantes del mundo, se ha sacado fotos con ellos y ha tratado de dar una imagen de importancia y relevancia. Pero los datos económicos de la pobreza y del IPC publicados por el INE han sido tan contundentes que ni los focos de la OTAN han podido evitar que todas las miradas hayan ido a parar al PSOE.

La inflación del 10,2%, gasolina a 2,20 euros el litro de media o la factura de la luz en máximos históricos con el tope al gas como medida fracasada son solo algunos de los motivos por los que los españoles están cada vez más cansados de Sánchez según las encuestas. Y el PSOE al principio no lo quiso creer, pero después del hundimiento de Juan Espadas, Ferraz es cada vez más consciente de que sus días en Moncloa están contados. 

Y no son solo fuentes del PSOE las que confirman esto, es que líderes del partido ya lo dicen públicamente. El claro ejemplo ha sido este sábado, cuando la secretaria de Política Institucional del PSOE Madrid ciudad y portavoz socialista en el Ayuntamiento de la capital, Mar Espinar, ha advertido que la formación está en una situación "crítica" ante las elecciones de 2023. 

"O remontamos o el sueño se acabó", ha manifestado en la convención municipal del PSOE de Madrid. “O remontamos o se acabó. Y si se acabó soy de las que piensan que será por nuestra culpa", ha manifestado ante la secretaria general de la formación en la ciudad, Mercedes González; el secretario general del PSOE en la región, Juan Lobato, o la ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría.

Espinar (PSOE-M): "O remontamos o se acabó. Y si se acabó soy de las que piensan que será por nuestra culpa"

Y es que la portavoz socialista en el Ayuntamiento, delante de la ministra de Educación, no ha dudado en criticar la "sangría electoral constante" que viene sufriendo el PSOE en la ciudad y en España porque no han sabido "hablar el lenguaje de la mayoría". "Nos han pasado por la derecha y por la izquierda y negar esta realidad es un error", ha afirmado.

Por otro lado, Alegría ha destacado que “a pesar las circunstancias a las que nos hemos enfrentado”, no han “perdido la ruta ni olvidado nuestro objetivo”. Y entre esos objetivos, reparar la economía, dice. Eso sí, lo que ellos mismos han llevado al límite, a juzgar por los datos. 

Por supuesto, como era de esperar, la ministra de Educación no ha detallado ninguna medida a mayores para controlar esa inflación, pero lo que sí ha hecho ha sido agitar, de nuevo, el fantasma de la ultra derecha con una ristra de ataques a PP y Vox, sobre todo usando políticamente el mes del orgullo LGTBI: “Madrid corre peligro cuando en el Ayuntamiento no se puede colgar una bandera LGTBI. Una bandera que representa la diversidad y el orgullo”. 

Podemos también está nervioso ante la “frustración” social

El PSOE no es el único partido de izquierdas consciente de que los españoles están cambiando su tendencia de voto después de la terrible gestión económica (y sanitaria) del Gobierno de coalición. Podemos ha reconocido este sábado también que los españoles pueden estar “frustrados”, eso sí, no por la mala gestión del PSOE y Unidas Podemos, sino por la situación internacional con la guerra de Ucrania. 

La secretaria de Organización de Podemos, Lilith Verstrynge, ha sido la que ha usado esas palabras, defendiendo además lo que ella denomina “el municipalismo” como "herramienta" ante la desafección política y para proteger a las familias ante la inflación, aunque ellos mismos están ya en el poder y piden aplicar esas medidas que proponen. Asimismo, ha reconocido que puede haber "frustración" porque, por muchos cambios que quieran impulsar" desde el partido, no siempre todo está de su lado "para empujarlos”.

En un acto de los morados en Álava (País Vasco), Verstrynge ha destacado que, como organización política, tienen dos retos "muy grandes encima de la mesa", el de la desafección política y el de las consecuencias de la guerra de Ucrania, a los que deben "poner inteligencia colectiva”. Uno de esos retos es el de hacer frente a las consecuencias de la guerra en Ucrania, que ha traído "una situación de segunda, tercera crisis económica" en España con unos niveles de inflación "altísimos". Lilith Verstrynge ha afirmado que es algo a lo que "evidentemente" habrá que "ponerle soluciones" y, sobre, todo "ayudar a la gente a protegerse contra esa subida de los precios".

Eso sí, ninguna medida concreta para llevar al Consejo de Ministros en el que Unidas Podemos participa como miembro del Gobierno, ni propuestas para plantear a la parte socialista del Gobierno, en concreto a la ministra de Economía Nadia Calviño. Solo mensajes vacíos que, al igual que ha ocurrido con el acto del PSOE, queda reflejada la profunda preocupación de ambas formaciones por la desmovilización de la izquierda y la tendencia de cambio de voto de los españoles.