21 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Yolanda Díaz y Carmen Calvo, los dos contrapesos de la "era postIglesias".

Sánchez encarga a Calvo que vigile de cerca a Yolanda Díaz porque no se fía

Moncloa prepara la "era postIglesias" y el PSOE marca territorio a la vicepresidenta tercera para acabar con la permanente deslealtad interna. Aviso a navegantes para la nueva etapa.

| Javier Ruiz de Vergara España

 

El PSOE se frota las manos. Este jueves, Pablo Iglesias ha dicho adiós al Parlamento al renunciar a su escaño en el Congreso, y el próximo martes lo hará en el Consejo de Ministros. Comienza la era postIglesias en la coalición y el sector socialista del Gobierno marca territorio de cara a la nueva etapa que arrancará oficialmente el 5-M, un día después de que las urnas madrileñas clarifiquen el no solamente el mapa político regional si no también el nacional.

Fuentes socialistas consultadas por ESdiario dan por hecho que Sánchez - y su estratega Iván Redondo- ultiman el tan solo "reajuste" provocado por la fuga del vicepresidente segundo sin grandes sorpresas.

"Los relevos y punto", sentencian estas fuentes. Reajustes anunciados ya que pasan por el ascenso de Yolanda Díaz a la Vicepresidencia Tercera, pero previo a la confirmación de Nadia Calviño como la súperjefa económica con absoluto mando en plaza. Y el nombramiento de Ione Belarra como titular de esa inconcreta cartera de Derechos Sociales.

Ferraz reclamaba a Sánchez un reajuste algo mayor para relanzar el Ejecutivo tras los varapalos socialistas en Murcia y Castilla y León y el complicado examen madrileño. Aunque el entorno del presidente descarta una revolución en el Consejo de Ministros.

Eso sí, va a lanzar una reformulación del equilibrio interno al que ha puesto voz este jueves la ahora reforzada vicepresidenta, Carmen Calvo. Según fuentes gubernamentales, con renovados galones de número dos, liberada del contrapeso de Iglesias.

Así que Calvo ha hablado este jueves con una claridad poco habitual hasta ahora. "Hay que equilibrar lo que pesan 35 escaños y lo que pesan 120 escaños", ha advertido en RNE en alusión a los diputados que tienen Podemos y el PSOE en el Congreso, respectivamente.

"Los contenidos del pacto en muchas cuestiones están por definir. Hemos dicho: hay que hacer una ley. Lo que no hemos acordado son los contenidos. Estar negociando es cumplir el pacto. Luego, un partido tiene 35 escaños y otro 120.

Por respeto a las urnas, el PSOE con sus 120 escaños tiene una enorme responsabilidad de lo que interpreta ahora mismo", ha enfatizado. En el centro de la polémica, la Ley de Vivienda que Iglesias, incumpliendo su compromiso, no ha logrado aprobar imponiendo sus exigencias, antes de salir del Gobierno.

 

Sánchez ultima el reajuste en el Consejo de Ministros tras la salida definitiva de Iglesias el martes. Pese a los deseos del PSOE no habrá "revolución".

 

"Los socialistas tenemos una enorme responsabilidad democrática de tener el pulso de lo que España necesita. No vamos a renunciar a eso", ha remachado la vicepresidenta Calvo justo el día en que su enemigo íntimo en el Consejo de Ministros ha comenzado a hacer la maleta.

Curiosamente, también la futura vicepresidenta segunda, Nadia Calviño, reforzada por Sánchez tras la recolocación de Yolanda Díaz ha marcado territorio en clave interna en una entrevista en Espejo Público. La derogación de la reforma laboral que exigía Iglesias sin matices está a las puertas de esa era postIglesias que este jueves ha comenzado a ver la luz.