| 02 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez, Rocío Carrasco y el documento de Moncloa sobre ella
Pedro Sánchez, Rocío Carrasco y el documento de Moncloa sobre ella

Moncloa no niega la mediación de Sánchez con Rociíto pero cree abusivo aclararlo

La sorprendente “relación” del presidente del Gobierno con Rocío Carrasco se enreda en un ejercicio de opacidad para no dar explicaciones de su “mediación”.

 

Todo comenzó con una revelación de la periodista María Teresa Campos en Telecinco, el pasado 21 de mayo, cuando aseguró que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, le había “pedido el teléfono” de Rocío Carrasco para preocuparse por su caso, resumido en la docuserie “Vivir para contarlo” y que, de hecho, esa llamada se produjo.

La célebre comunicadora dio detalles al respecto de ese encuentro telefónico que, en la estela de la ministra de Igualdad, Irene Montero, provocó una enorme participación política en el culebrón entre la hija de Rocío Jurado y Antonio David Flores, con los malos tratos como telón de fondo y los juicios mediáticos paralelos.

Lo sorprendente es que, tras filtrarse esa mediación al máximo nivel, ni el presidente ni sus servicios de comunicación confirmaron los hechos ni se refirieron a ellos, ni siquiera después de las alabanzas de Campos a su actitud: "Que una persona que lleva el cargo de muchas cosas sea sensible al maltrato a la mujer y lo rechace, chapó".

 

 

Quizá la explicación esté, pero es una hipótesis, en distanciarse del revuelo generado por la irrupción del Ministerio de Igualdad en un caso que saltó del “Sálvame” a la primera línea política española, justo dos meses antes de las confesiones de María Teresa Campos sobre Sánchez.

Irene Montero en persona participó en un programa del corazón de Telecinco solo 24 horas después del estreno de la docuserie, elevando su contenido a tema institucional del día con uno de sus habituales alegatos:

“Siempre vamos a estar ahí cuando una mujer se atreve a dar el paso de denunciar una situación de violencia machista. Sé que hay muchas mujeres siguiendo este programa, muchas mujeres hablando de este tema con sus familias, con sus hermanas, con sus amigas. De media, una mujer que sufre violencia machista tarda en denunciar ocho años y ocho meses. Es una barbaridad. Tienen miedo de no ser creídas. Por eso es tan importante el grito “hermana, yo sí te creo”, que ayer (por el domingo 21 de marzo) se volvía a repetir con Rocío Carrasco”, bramó la ministra de Igualdad sin esperar a resoluciones judiciales.

 

Al culebrón “rosa” se le sumaba así el político cuando se produjo, supuestamente, ese contacto entre el mismísimo presidente del Gobierno y Rocío Carrasco del que ahora reniega o simplemente no quiere informar.

Así consta en la llamativa respuesta oficial que la secretaría general de la Presidencia del Gobierno ha remitido a ESdiario, después de que este periódico pidiera corroborar la supuesta llamada y los términos de la conversación desde una sede oficial.

La respuesta esquiva de Moncloa

Lejos de confirmarla o desmentirla, la actitud de Moncloa es esquiva. Y, además de negarse a informar, considera “abusiva” la mera pregunta, tal y como consta en el documento oficial que hoy publica ESdiario, con la firma de la Directora del Departamento Jurídico de la Secretaría General de Moncloa, Judit Alexandra González Pedraz.

 

 

En su respuesta a este medio, Moncloa se aferra a una interpretación de las normas para concluir con una extensa explicación ante un caso que, por alguna extraña razón, de repente supone una molestia para Pedro Sánchez:

"La solicitud de información sobre una llamada telefónica del Presidente del Gobierno es evidente que no se ajusta a la finalidad de la Ley 19/2013, de 9 de diciembre, ya que no reviste el carácter de información pública, pues en ningún caso versa sobre contenidos o documentos  que obren en poder de alguno de los sujetos incluidos en el ámbito de aplicación de este título", explica Moncloa a este periódico.

 

Para rechazar dar explicaciones, añade también que esa documentación negada o inexistente obedece a que el contacto, de haber existido, no debió dejar huella o no quieren detallar porque nada de eso ha sido "elaborados o adquiridos en el ejercicio de sus funciones, sino que tiene como finalidad patente y manifiesta obtener información que carece de la consideración de información pública y que no tiene soporte documental. De otro lado, es imposible individualizar el coste que tiene una llamada concreta de teléfono del concepto presupuestario 222.00 servicio de telecomunicaciones", arguye la Presidencia.

Aún más, en un giro llamativo para quien supuestamente hizo la gestión con Carrasco concienciado por el problema de los malos tratos y la violencia de género, los servicios de Moncloa consideran incluso "abusivo", literalmente, que ESdiario se interese por la naturaleza del contacto del presidente con la célebre hija de la tonadillera.

De Rocío Carrasco al Falcon

Aunque pueda parecer un tema menor por la naturaleza de los protagonistas de la historia, hay sobre la mesa asuntos relevantes sobre el comportamiento de Moncloa, cuya opacidad es proverbial y se resume en dos centenares de resoluciones adversas del Consejo de Transparencia desde 2018: Rajoy solo acumuló dos en su última legislatura.

Y una vez más, queda en evidencia la resistencia de Sánchez a informar públicamente sobre el uso de recursos públicos para cuestiones privadas de las que luego no quiere dar cuentas: sea una gestión para Rocío Carrasco o sus viajes en Falcon, sobre los que la propia Audiencia Nacional ha fallado en su contra, obligándole a dar cuentas al respecto.