| 27 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Miguel Ángel Blanco: 25 años de una ignominia.
Miguel Ángel Blanco: 25 años de una ignominia.

El clamor de las víctimas y el 25 aniversario de Ermua: "¡No nos dejéis solos!"

Maite Araluce, presidenta de la AVT, reflexiona en ESdiario ante el intento del Gobierno de Pedro Sánchez de "reescribir la Historia". Y destapa las miserias de sus pactos con Bildu.

| Maite Araluce * España

Desde que el Gobierno de España tiene como socios preferentes a los herederos del brazo institucional de ETA, poco a poco se están dando pasos para rescribir la historia. Un Congreso casi desierto el Día Nacional de las Víctimas del Terrorismo y una plaza de Colón llena el pasado 26 de marzo, no han hecho ninguna mella en este Gobierno, que recientemente ha vuelto a demostrar que está más del lado de los verdugos que de las víctimas.

Claramente, las víctimas del terrorismo estamos perdiendo la batalla del relato, pero es muy difícil impedir que rescriban la historia cuando los máximos responsables del país gobiernan de la mano de Bildu.

Recientemente, la Ley de Memoria Democrática ha superado la fase de ponencia tras introducirse varias enmiendas pactadas, entre otros, con EH Bildu. Nos parece muy grave que una ley de Memoria se apruebe con el apoyo de aquellos que defienden que el uso de la violencia estuvo justificado. Con aquellos que creen que algunos asesinatos de ETA, como el de mi padre, estuvieron justificados.

 

Hablemos claro: EH Bildu no puede ser tratado como un agente político más. EH Bildu no es un partido progresista, ni es un partido que tenga una agenda social, es el partido heredero del brazo institucional de ETA. De hecho, esta nueva Ley reconoce a las víctimas de violaciones de Derechos Humanos hasta 1983, con el claro intento de beneficiar a los terroristas condenados en los últimos años del franquismo y primeros año de democracia.

Este intento de rescribir la historia comenzó ya hace tiempo, con los acercamientos de todos los presos de ETA. Desde la AVT, aunque no lo compartimos, respetamos el cambio de política penitenciaria llevada a cabo por el Gobierno.

 

Pedro Sánchez cumplimenta a la portavoz de Bildu, condenada por terrorismo, Mertxe Aizpurúa.

 

Lo que no aceptamos es que nos tomen por tontos y pretendan vender la derogación de la política de dispersión como algo inevitable cuando los hechos han demostrado que no es otra cosa que una decisión política premeditada que ha sido aplicada por medio de un plan perfectamente desarrollado y en el que, además de mantener informadas a las víctimas, se ha contado permanentemente con las organizaciones y partidos políticos que defienden a los presos etarras. Insistimos, o se está con las víctimas o se está con los terroristas.

Nos parece muy grave que una ley de Memoria se apruebe con el apoyo de aquellos que defienden que el uso de la violencia estuvo justificado. Con aquellos que creen que algunos asesinatos de ETA, como el de mi padre, estuvieron justificados.

Nosotros siempre afirmamos que para medir el verdadero arrepentimiento de un terrorista, este tiene que colaborar con la Justicia, pero parece que los terroristas ahora supuestamente arrepentidos, sufren una amnesia total sobre su vida delictiva en cuanto pisan un juzgado.

 

 

Maite Araluce, presidenta de la AVT.

 

De hecho, no hace mucho, desde la AVT destapamos la estrategia de falsos arrepentimientos para trasladar a los etarras más cerca. Concretamente, tuvimos conocimiento de la existencia de una estrategia orquestada por los abogados de los etarras para hacerles firmar cartas de falso arrepentimiento para así tramitar con el Ministerio del Interior su traslado a cárceles próximas al País Vasco.

Esto no haría más que confirmar lo que venimos denunciando desde septiembre de 2018 que es la utilización de supuestos arrepentimientos de formulario para enmascarar lo que no es otra cosa que una cesión a una reivindicación histórica de ETA.

No podemos olvidar respecto a este asunto, que recientemente ha aterrizado en la Sección Primera de la Audiencia Nacional el juez José Ricardo de Prada, que rechaza que los presos de ETA tengan que pedir perdón expreso para salir de la cárcel. O sea, que ya ni harían falta estas cartas tipo.

 

Pero no me refiero solo a movimientos realizados recientemente, recordemos en septiembre de 2020 el pésame público de Pedro Sánchez por la muerte del preso de ETA Igor González Sola. ¿Alguna vez han oído al presidente del Gobierno dar el pésame por la muerte del hijo o el cónyuge de una víctima del terrorismo? Yo no.

Claramente, las víctimas del terrorismo estamos perdiendo la batalla del relato, pero es muy difícil impedir que rescriban la historia cuando los máximos responsables del país gobiernan de la mano de EH Bildu. Y eso, no sólo nos preocupa por el presente, que también, lo que más nos preocupa es el mensaje que reciben las generaciones venideras.

De hecho, el pasado 29 de marzo se publicó en el BOE el Real Decreto por el que se establece la ordenación y las enseñanzas mínimas de la Educación Secundaria Obligatoria. Tras su estudio detallado, la AVT puso de manifiesto que esta Ley supone un retroceso en lo que a la enseñanza del terrorismo se supone.

Siempre ha sido una reivindicación histórica de nuestra organización que la historia del terrorismo se incluyera en los libros de texto y se explicara en los colegios. De hecho, fue uno de los compromisos que la presidenta Ángeles Pedraza logró del ministro Wert en 2014 y así se plasmó en la LOMCE, que recogía expresamente en la asignatura de Geografía e Historia el análisis del problema del terrorismo en España (ETA, GRAPO, Terra Lliure, etc): génesis e historia de las organizaciones terroristas, aparición de los primeros movimientos asociativos en defensa de las víctimas, etc.

 

En el nuevo texto se incluye únicamente el estudio del terrorismo como concepto y descontextualizado de los momentos históricos en los que se ha producido, incluyéndose únicamente dos menciones en cuanto a saberes básicos el estudio de Geopolítica y principales conflictos en el presente. Genocidios y crímenes contra la humanidad. Guerras, terrorismo y otras formas de violencia política (…) y, en segundo lugar, la memoria democrática. La guerra, el terrorismo y otras formas de violencia política.

Lamentamos que con estos nuevos contenidos se eche por tierra el trabajo realizado desde la Fundación Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo que, en cooperación con los diferentes colectivos de víctimas del terrorismo, ha elaborado una serie de materiales docentes que vienen siendo utilizados en los centros educativos de diferentes Comunidades Autónomas.

Además, en el nuevo modelo educativo se amplía hasta un 50% el margen de desarrollo que las Comunidades Autónomas tienen sobre los contenidos, lo que puede favorecer diferentes relatos sobre la historia del terrorismo en nuestro país en función de la Comunidad Autónoma en la que nos encontremos.

Desde la AVT denunciamos una intencionalidad política clara de sacar a ETA y a otros grupos terroristas que han atentado en nuestro país de los libros texto para así poder reescribir la historia y blanquear lo que ha supuesto el terrorismo en España.

Hablemos claro: Bildu no puede ser tratado como un agente político más. EH Bildu no es un partido progresista, ni es un partido que tenga una agenda social, es el partido heredero del brazo institucional de ETA

No podemos pasar esta página de la historia sin haber leído el libro antes, no podemos mirar al futuro sin recordar el pasado. Recordar para homenajear a nuestros muertos, pero también para no blanquear a los responsables de tanto dolor y sufrimiento. Es importante que las generaciones futuras pongan cara y nombre a los responsables por acción. Pero también, a los responsables por omisión. A los que apretaban el gatillo y accionaban las bombas, pero también a los que los aplaudían y defendían desde las instituciones.

Las víctimas del terrorismo estamos completamente vendidas en este momento actual en el que preocupan más los derechos de los terroristas que los nuestros. Donde prevalecen los blanqueamientos del terrorismo al verdadero relato. Por eso, hago un llamamiento a la sociedad para que no nos dejéis solos, para que al menos, sintamos que esta vez la sociedad sí está con nosotros.

 

* MAITE ARALUCE es la presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT)