| 03 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Manifestación de policías
Manifestación de policías

Miles de policías indignados vuelven a la calle contra Sánchez y Marlaska

Los agentes se manifiestan este sábado frente al Congreso exigiendo la igualdad salarial y la equiparación de jubilación mientras el gobierno sigue sin cumplir sus compromisos.

| E. M. España

Los agentes de Policía Nacional y la Guardia Civil volverán a salir a las calles este sábado contra el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, para reivindicar la equiparación salarial con otros cuerpos de policía como los autonómicos, la equiparación de jubilación y del poder adquisitivo.

 

 

La manifestación recorrerá el centro de Madrid  a partir de las 12 del mediodía -terminará frente al Congreso de los Diputados- promovida por sindicatos y asociaciones policiales para exigir que Interior atienda no sólo la subida del IPC, desbordada este año, sino también para que los salarios de los policías nacionales y los guardias civiles se equiparen con los sueldos que perciben las policías autonómicas por realizar el mismo trabajo.

Esta reivindicación ya viene de hace años y los policías esgrimen su marginación pese a otras prioridades como dotar de móviles de alta gama a los diputados mientras los agentes patrullan sin las debidas medidas de seguridad, entre ellas los chalecos antibalas.

Los sindicatos y asociaciones policiales están indignados no sólo por el tema de la equiparación salarial, sino también reivindican la mejora de muchas de las instalaciones tanto de la Policía Nacional como de la Guardia Civil en estado de notable precariedad.

También está encima de la mesa las negociaciones para aprobar la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana -la llamada ley mordaza- que, desde que se conocieron los acuerdos entre PSOE y Podemos, han provocado el rechazo de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, así como de todos los cuerpos policiales existentes en España, entendiendo que esta reforma les deja desprotegidos y a merced de los delincuentes.