| 07 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Calviño cara a cara con el líder de CCOO, Unai Sordo.
Calviño cara a cara con el líder de CCOO, Unai Sordo.

Calviño dice basta a Podemos y los sindicatos y desata el "terremoto" en Moncloa

El Congreso de Comisiones Obreras ha sido el detonante del órdago de la vicepresidenta económica a Sánchez. Y ha abierto una doble crisis de consecuencias impredecibles.

| Javier Ruiz de Vergara España

La esquizofrenia política del PSOE de Pedro Sánchez parece estar acabando con la paciencia de la vicepresidenta económica, Nadia Calviño. Una esquizofrenia que quedó puesta de manifiesto el pasado fin de semana en el 4o Congreso Federal de Valencia. Allí, mientras los líderes sindicales apretaban a Sánchez para derogar ya la reforma laboral y él garantizaba que así sería; Felipe González volvía a ejercer de verso suelto para exigir a UGT y CCOO una puesta al día urgente de sus planteamientos reivindicativos a la vista de los nuevos retos.

En la Feria de Valencia también estuvo también presente Calviño y, según las fuentes consultadas por ESdiario, recibió con "frialdad" el compromiso de Sánchez de derogar la reforma laboral. Porque ella ha lanzado un doble compromiso de que eso no sucederá a Bruselas y la CEOE. Y en varias ocasiones.

Y con esa idea se plantó este jueves la jefa económica del Gobierno progresista en el Congreso de Comisiones Obreras. En los pasillos quiso dejar claro a los periodistas de que de derogación "nada".

Es más, advirtió de que hay que superar "el debate sobre las reformas y contrarreformas laborales" para "centrar esfuerzos" en llegar a un pacto con los agentes sociales -en línea con lo que ella ha prometido al jefe de los empresarios, Antonio Garamendi- para poner en marcha "un paquete equilibrado de cambios para modernizar el mercado laboral". Algo de lo que no quiere ni oir el socio morado y la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz.

 

 

Sánchez, en su discurso en Valencia este pasado fin de semana en el que prometió la derogación de la reforma laboral.

 

El plante de Calviño en la misma cara del líder de CCOO, Unai Sordo, provocó el enfado sindical y destapó las negociaciones paralelas y a espaldas de la vicepresidenta primera que los sindicatos mantienen desde hace semanas con Díaz.

Y es que Díaz sí ha garantizado que la reforma laboral se va a derogar antes de fin de año -precio a pagar además a ERC y Bildu por su apoyo a los PGE- en línea con lo prometido por Sánchez.

Pero Calviño se ha comprometido con el Eurogrupo y la Comisión Europea en que antes de que acabe noviembre llevará a Bruselas una reforma de la ley laboral de Mariano Rajoy y Fátima Báñez. Pero en línea opuesta a la de Podemos: en la de simplificar los contratos en línea con la legislación de los principales países de la UE.

Por eso, ante la cercanía de rendir cuentas en Europa, Calviño acaba de plantarse y lanzar un órdago a Pedro Sánchez. ¿La respuesta de Podemos?: una cumbre "urgente" para que Moncloa desautorice definitivamente a su jefa económica. El PSOE ha aceptado la exigencia de su socio.

Y todo este terremoto ha pillado a Sánchez en la cumbre de líderes de la UE. Hasta allí ha llegado el plante de la única ministra que garantiza que los fondos del rescate europeo lleguen a España sin mayores contratiempos. Así que son muchos en la Patronal y en el propio PSOE que se preguntan cuánto tiempo aguantará Calviño ninguneada por el inquilino de La Moncloa. Y si ya se plantea dar una pronta espantada.

Por si acaso, Sánchez desde Bruselas ha salido al rescate urgente de su número dos en el Gobierno. "Negocia el Gobierno, negocia el Gobierno", ha recalcado. El presidente se ha justificado en que ésta es una "reforma estructural" que afecta a "muchísimos ministerios" y que por tanto "no hay intromisión", sino "colaboración, coordinación y aporte".

Pero en Podemos no piensan precisamente lo mismo.