| 03 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Yolanda Díaz a su llegada a los Cursos de Verano de la Complutense
Yolanda Díaz a su llegada a los Cursos de Verano de la Complutense

Sánchez enseña con sus cambios el camino a una Díaz con las manos atadas

La revolución en el PSOE hacen girar la mirada hacia el otra ala del gobierno, la morada, donde falta impulso y los ministros de Podemos son los peor valorados en el CIS.

| E. M. España

Los cambios realizados por Pedro Sánchez en el PSOE para relanzar la iniciativa política tras el varapalo de las elecciones andaluzas y la mala tendencia en las encuestas provocan ahora que en los círculos gubernamentales se vuelva la mirada hacia Unidas Podemos y la necesidad de que la otra parte del gobierno se ponga el turbo, acometiendo también relevos si es necesario.

 

Pero en Unidas Podemos ,por ahora, el único movimiento se ha producodo para nombrar a Lilith Verstrynge, secretaria de Organización de Podemos, como nueva secretaria de Estado para la Agenda 2030. Y ya está. Una falta de iniciativa que desde la coalición de izquierdas no invierten para no quebrar el difícil equilibrio interno.

Según el CIS, salvo Yolanda Díaz que es de la mejor valoradas, el resto de ministros de Unidas Podemos están amortizados y copan los últimos puestos en valoración ciudadana. En concreto, Alberto Garzón, Irene Montero y Ione Belarra son los peor valorados con un 4,5, un 3,9 y un 3,8 respectivamente.

Yolanda Díaz, inmersa ahora en su proceso de escucha de la plataforma Sumar, no mueve ni un dedo para hacer cambios con savia nueva que den un nuevo vigor a la parte podemita del gobierno. La cuestión es si es porque no puede o porque no quiere.

Desde el propio PSOE desearían cambios que relanzarán la imagen, pero Unidas Podemos es un universo muy complicado de multi liderazgos y egos, no es un partido único como el PSOE donde el secretario general, Pedro Sánchez, nombra y cesa sin que nadie le tosa.