| 08 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Sánchez, este miércoles en su viaje a Turquía, junto a Erdogan.
Sánchez, este miércoles en su viaje a Turquía, junto a Erdogan.

Sánchez despliega su triple plan para amarrarse a La Moncloa hasta 2030

El líder del PSOE ordena negociar una alianza estratégica y duradera con Esquerra y Bildu. Busca rentabiizar el final del naufragio de Ciudadanos y anima la "operación Yolanda".

| Javier Ruiz de Vergara España

Suele ironizar un veterano dirigente del PSOE: "Entre las decenas de asesores en La Moncloa hay alguna mente privilegiada socialista al servicio del mal ". Lo cierto es que el cada vez más minoritario y rendido sector del PSOE histórico que ha sobrevivido al sanchismo se revuelve en estas últimas horas ante dos decisiones de indudable calado que pueden marcar no sólo el devenir de la legislatura, sino los próximos años de la política española.



Es más, no son pocos los que hablan de un plan premeditado y diseñado hace tiempo por Pedro Sánchez para amarrar el poder hasta 2030 en base a culminar un proyecto de indudable alto riesgo: convertir la alianza coyuntural con ERC y Bildu en la actual mayoría Frankenstein en otra de alcance más estratégico y a mayor largo plazo.

Y es que solo la vorágine de la actualidad política nacional ha convertido en prácticamente inadvertido un anuncio de calado trascendental: la oferta del próximo líder del PSOE vasco, Eneko Andueza, -Sánchez avalará personalmente este domingo su ascenso al cargo- de convertir a Arnaldo Otegi en el próximo lendakari en 2024. Había habido anteriores globos sonda, pero nunca el PSOE había llegado tan lejos.

 

La polémica fotografía que ha marcado el devenir de España.



La casualidad ha querido que el cortejo de Andueza a Bildu llegara a la vez que el también futuro líder del PSC, Salvador Illa, se ofreciera como bastón de Pere Aragonés para que Esquerra rija a su antojo y sin sobresaltos los destinos de Cataluña los próximos cuatro años de la mano de los socialistas.

Nadie duda en el PSOE -según diversas fuentes consultadas por ESdiario- que las ofertas de Andueza e Illa cuentan con el aval expreso de Moncloa.

Los restos del naufragio de Cs

Como nadie duda que esos pactos tienen mucho de estratégicos dado el papel decisivo de Cataluña y País Vasco en la composición del próximo Congreso. Dado que ambas circunscripciones aportan nada más y nada menos que 66 escaños (48 Cataluña y 18 el País Vasco) en las generales. Frente a los 37 de Madrid. Y que en ambos lugares el PP y Cs son ahora residuales y sólo en Cataluña Vox se dibuja como alternativa.

De forma paralela a este nuevo eje estratégicon territorial - la "tercera España" en definición de Iván Redondo a Évole-, Sánchez busca sacar tajada de la encarnizada batalla final por los restos del naufragio de Cs, que puede contribuir a la desestabilización de Pablo Casado en el momento más comprometido y decisivo para el PP.

Lo visto en estas últimas horas en Andalucía recuerda mucho a la ofensiva fallida en Murcia y a la operación que abortó en Madrid con unos indudables reflejos políticos, Isabel Díaz Ayuso.

El tercer pilar: el frente de Yolanda

A la oferta a ERC y Bildu y las maniobras contra el partido de Arrimadas, Sánchez suma un tercer pilar en su plan: el proyecto político en ciernes de Yolanda Díaz para enterrar Podemos. Que como adelantó en ESdiario Esther Jaén, es una iniciativa que conoce y jalea la propia Moncloa.

 

Porque la reciente cumbre de lideresas alumbra un escenario soñado en Ferraz, la reagrupación en una sola sigla de todo el voto a la izquierda del PSOE. Algo clave ya que con el actual sistema electoral de la Ley D'Hont, las papeletas que quedan en los llamados "restos" benefician a los partidos mayoritarios. En este caso, al PP.