| 20 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño

El 'impuesto a los pobres' se desboca: la comida y la luz no paran de subir

El Gobierno sigue impasible ante un IPC que llega al 6,5 aunque sin el maquillaje de la bajada de impuestos a la electricidad alcanza el 7,3%.

| Andrea Jiménez España

La escalada de precios no cesa. Bienes básicos como la electricidad y la alimentación, junto con hoteles y restaurantes no paran de subir, ahogando a las familias, ya de por sí castigadas económicamente tras la pandemia. El IPC cierra 2021 en su cifra más alta en casi 30 años, llegando a una tasa interanual del 6,5%, un punto por encima de la tasa de noviembre.

Con el dato interanual de diciembre, el más elevado desde mayo de 1992, el IPC encadena su duodécima tasa positiva consecutiva y sitúa la la inflación media de 2021 en el entorno del 3%, reduciendo el poder adquisitivo de las familias que cada día tienen más complicado llegar a fin de mes.

Según Estadística, los bienes y servicios más afectados por el encarecimiento han sido la  electricidad, que ha registrado una subida mayor en diciembre de este año que en igual mes de 2020, pese a que Sánchez prometió que no se pagaría más que en 2018, y de los alimentos, especialmente los más básicos en la dieta de los españoles como es el caso de las legumbres y hortalizas, del pan y los cereales y de la carne.

Además, los servicios de alojamiento se encarecieron en diciembre en comparación con igual mes de 2020 y la restauración subió los precios por encima de lo que lo hizo un año antes. Por contra, los precios de los carburantes y lubricantes para vehículos personales bajaron en diciembre de este año, en contraste con la subida que experimentaron en 2020.

Un dato maquillado por la bajada de impuestos a la electricidad

Pero además, este dato está maquillado por la rebaja del impuesto especial sobre la electricidad y las variaciones sobre otros impuestos que llevó a cabo el Gobierno por lo que si se compara con el año anterior el IPC interanual es mucho mayor, ya que alcanzó en diciembre el 7,3%, ocho décimas más que la tasa general del 6,5%. Así lo refleja el IPC a impuestos constantes que el INE también publica en el marco de esta estadística.

Junto a ello, también hay que tener en cuenta que la inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumentó en diciembre cuatro décimas, hasta el 2,1%, con lo que se sitúa casi 4,5 puntos por debajo de la tasa del IPC general. Aún así, es la tasa más elevada de la subyacente desde marzo de 2013.

Quinta subida consecutiva

En tasa mensual, el IPC encadenó su quinto repunte consecutivo al subir un 1,2% en diciembre, casi un punto por encima del ascenso registrado en el mes de noviembre. En el último mes de 2021, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó su tasa interanual en el 6,6%, más de un punto por encima del mes anterior. Por su parte, el indicador adelantado del IPCA subió un 1,1% en tasa mensual.

Todo este conjunto de cifras no hace más que evidenciar lo que las familias perciben cada vez acuden a la compra o reciben la factura de la electricidad, que los productos básicos son cada día más caros y la cuesta de enero se empina aún más que en años anteriores, mientras que el Gobierno permanece impasible y confía en que sea algo pasajero.