23 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Pablo Iglesias este viernes en Vallecas. / Fotografía de Podemos.

Iglesias vuelve a pisar Vallecas tres años después y un millón de euros más rico

Recién empezada la precampaña de las elecciones madrileñas, el líder de Unidas Podemos vuelve a sus orígenes para pedir el voto. En 14 meses como vicepresidente ni asomó por allí.

| Ana Martín España

 

Tres años después de mudarse a un amplio chalet en Galapagar, Pablo Iglesias volvió este viernes a pisar Vallecas. Su particular kilómetro cero. No lo hizo nunca en 14 meses como vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030, pero lo ha hecho ahora que necesita el voto de los vallecanos para que haya "un gobierno decente en la Comunidad de Madrid", como afirma.

La vuelta del candidato de Unidas Podemos a sus orígenes pasó más desapercibida de lo que le hubiera gustado, aunque el fotógrafo del partido se afanó por captar con sus cámaras a los -pocos- vecinos que se asomaron a sus ventanas y a los trabajadores que le saludaron por la calle. "Me acabas de dar la alegría de la mañana", le dijo una empleada del servicio municipal de limpieza que salió de un bar para gritar "sí se puede".

 

Iglesias iba enfundado en una sudadera de Fariña -nada de formalismos-, con una mochila negra a la espalda y ataviado con una mascarilla con las letras "VK", en alusión a Vallekas, que es como muchos vecinos se refieren al barrio. Y acompañado por la mujer que durante dos años ha hecho oposición a Isabel Díaz Ayuso en la Asamblea de Madrid para acabar siendo relegada al segundo puesto de la lista electoral, Isa Serra

Pero el Pablo Iglesias que volvió este Viernes Santo a Vallecas a pedir el voto no es el mismo que se fue hace tres años, cambiando un piso de apenas 70 metros cuadrado herencia de su tía abuela por un chalet de 260 metros cuadrados. Más otros 2.000 de parcela, piscina incluida. 

Cuando vivía en la Colonia Fontarrón de Puente de Vallecas presumía de que no llegaba ni a mileurista con su contrato de profesor titular interino a tiempo parcial en la Universidad Complutense y despreciaba a los políticos que"viven en Somosaguas, que viven en chalés, que no saben lo que es coger el transporte público", como le dijo a Ana Rosa Quintana en una entrevista en 2015.

Y tampoco su cuenta corriente es la misma. Entre él e Irene Montero suman una fortuna de más de un millón de euros. En mayo del año pasado, el entonces vicepresidente pedía en el Senado un ejercicio de "patriotismo fiscal" a quienes tuvieran más de un millón para que contribuyeran con una "tasa de reconstrucción". Lo que se calló es que él y su pareja lo tienen.

 

En concreto Iglesias declara un patrimonio de 539.880,25 euros, de los cuales 233.282 son de bienes inmuebles como su famosa casa en Galapagar, 111.000 euros de depósitos en cuentas bancarias, 187.500 en seguros de vida y planes de pensiones y 8.000 en otros bienes, aunque tiene una deuda de 231.156 euros. Lo que arroja un patrimonio neto de 310.724 euros.  Mientras que la ministra de Igualdad tiene 629.969,82 euros y una deuda 231.156,50 euros.

En las elecciones autonómicas de 2019, Podemos quedó quinto en el distrito de Puente de Vallecas (9,61% de voto), por detrás del PSOE, Más Madrid, Cs y el PP. Y lo mismo en Villa Vallecas, aunque con menor porcentaje de voto aún: el 7,03%.

El jueves, en la presentación de su candidatura, Iglesias insistió en la idea de que el PP gobierna únicamente por culpa de la "desmovilización de la izquierda". Y añadió: "Si en barrios humildes como Vallecas, Moratalaz, Canillejas, San Blas... la gente vota igual que en los barrios pudientes ya está hecho. Habrá gobiernos de izquierdas". 

Es por eso que la campaña del líder de Unidas Podemos se centrará en la movilización de los distritos de clase media baja y en los municipios del Sur. "El mayor factor de desmovilización del electorado progresista es cuando las izquierdas nos pegamos. Ni una palabra van a encontrar de Unidas Podemos contra las candidaturas necesarias, eso buscan. Lo que más desmoviliza es ver peleas. No hay que pedir el voto para una candidatura, hay que pedirlo que vayan a votar", resume Iglesias.