| 30 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pedro Sánchez en el Senado
Pedro Sánchez en el Senado

Sánchez se radicaliza como nunca para intentar evitar que Feijóo le aplaste

El PSOE se desangra en las encuestas y quieren que el cara a cara en el Senado sirva para colocar al PP al lado de los "poderosos" como ya hacían los morados desde hace años.

| Andrea Jiménez España

El cara a cara entre Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo de esta tarde en el Senado será un claro reflejo de la situación política actual. El líder del PSOE arreciando contra el PP, al más puro estilo 'podemita', acusando al partido de estar al servicio de los poderosos, con la única intención de frenar la sangría de votos que vaticinan las encuestas. Del otro lado, Feijóo retratará al Gobierno recordando que hace solo unos días Sánchez copió su propuesta de reducir el IVA del gas y mostrando a la ciudadanía que es una alternativa más que sólida para hacerse cargo del país.

Desde el Ferraz tienen claro que Sánchez tiene que recuperar la calle. Eso que conquistó para ser secretario general del partido, y para ello orquestaron este lunes la performance en la Moncloa en la que ciudadanos supuestamente anónimos interpelaban al presidente. Pero de anónimos nada, algunos ya habían visitado el palacio presidencial y aclamado al líder.

Y es que el PSOE se desangra y en lugar de apostar por la institucionalidad y la responsabilidad han optado por la confrontación y la negativa a todo, aunque luego haya que recular. De hecho, según la última encuesta publicada por el Grupo Prisa, los socialistas, con una fidelidad de siete de cada diez votantes, tendrían en juego el 17,6% de la base electoral obtenida en las últimas generales del 10N.

Muchos de ellos han perdido la confianza en un Sánchez que gobierna a base de bandazos, en función de la circunstancias y, por supuesto, de la necesidad de pactos, y por ello, este martes, el presidente intentará desmarcarse del PP en todo lo posible.

De hecho, la portavoz de los socialistas en el Senado, Eva Granados, ya ha asegurado que están a "años luz" del PP. Al ser preguntada, en una entrevista en RNE, acerca de si Sánchez y Feijóo están lejos en materia energética, después de que el Gobierno haya hecho suya la propuesta de bajada del IVA al gas que había planteado al Gobierno el dirigente gallego.

Desde el PSOE insisten en que Feijóo "no lanza propuestas" pese a los planes que el PP ya ha remitido a Moncloa y que luego hace suyos

Granados ha asegurado que mientras el PSOE de Sánchez lidera la transición energética, el PP es el partido que "puso el impuesto al sol" y que parece un "negacionista climático". "Feijóo está en contra de que se intervenga el precio del gas y en contra de que las grandes eléctricas puedan contribuir en los beneficios extraordinarios", ha añadido, citando dos de las medidas que, precisamente Podemos había propuesto desde un inicio y que el PSOE se negaba a implantar por ser demasiado extremas.

Pero frente al Sánchez más radical que usará este debate en el Senado como un nuevo escaparate electoral, Feijóo llega con más medidas debajo del brazo, pese a que desde el PSOE niegan la evidencia y aseguran que "no lanza propuestas" en un momento de crisis y "más bien descalifica las que tira adelante el Gobierno y pone palos a las ruedas".

 

EuropaPress_4661598_presidente_partido_popular_alberto_nunez_feijoo_llegada_desayuno_1

El líder del PP ya avanzó este lunes un plan para paliar la crisis energética que pasa por ampliar la reducción del IVA de la electricidad y el gas durante todo el invierno, la explotación de todas las fuentes de energía y ayudar a las empresas para reducir la factura energética.

De hecho, espera que el debate pueda servir de "inicio de un cambio de tono del Gobierno" para que "abra a negociar con el principal partido de la oposición, saltándose así los vetos de sus aliados parlamentarios".

Pero las cartas están echadas y Sánchez ya ha decido que su baza es la confrontación y la pelea cuerpo a cuerpo. Sin embargo, el líder gallego tiene claro que la estrategia es otra, poner a Sánchez frente al espejo de su nefasta gestión y demostrar, con datos, que cada día está menos capacitado para seguir en Moncloa.