13 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pablo Iglesias e Irene Montero

Iglesias y Monedero, señalados por un caso de "machismo rancio y acoso"

Una tuitera pone contra las cuerdas a Podemos con una denuncia pública que, según el discurso y las normas de Irene Montero, constituye un ejemplo de acoso sexual.

| Yolanda Lorenzo España

 

El célebre #MeToo ha llegado a Podemos con una acusación pública de una mujer a Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero y una tercera persona sin identificar a los que señala por haber sufrido, hace años, un episodio de "acoso y machismo rancio", según lo describe con sus propias palabras en uun demoledor hilo donde da detalles de los hechos que dijo sufrir.

Lo hechos los ubica en noviembre de 2010 cuando, recién llegada a Madrid, acudió con un compañero de la Universidad a un bar, llamado "La Huelga", en el barrio de Lavapiés, donde coincidió con tres personas, entre ellas su propio profesor.

"El primero era Monedero, seguido por Pablo Iglesias y acompañados de un tercero que a día de hoy no sabría reconocer. Al parecer iban allí porque emitían su programa La Tuerka de TeleK y solían aparecer para el visionado y tomar unas cervezas" explica la usuaria, presentada como @ferfreiref y novia del conocido youtuber Un tío blanco hetero, conocido por sus alegatos contra el feminismo oficial de PSOE y Podemos.

Sobre Iglesias: "El Macho Alfa vio a una tierna joven muy tonta y no quiso desaprovechar la oportunidad"

"En cuanto nos vieron Monedero comenzó a hacer aspavientos orgulloso de sus alumnos y nos invitaron a una segunda ronda. Recuerdo la mano de Monedero en mi cintura cuando volvía de la barra con una copa. Al parecer el hombre es muy tocón en general, pero yo no lo sabia", prosigue su relato.

"En ocasiones posteriores escucharía a otras chicas decir eso, que el Juancar es muy tocón y no hay que tenérselo en cuenta. En fin, la hipotenusa. Pues allí estábamos los 6 y en estas que el Macho Alfa vio a una tierna joven muy tonta y no quiso desaprovechar la oportunidad", añade.

El "cervatillo"

Para proseguir con una secuencia de hechos en la que solo aporta su testimonio personal: "Me acorraló cual cervatillo para empezar a dorarme la píldora (recordemos que me saca 14 añitos, aunque todo muy legal eso si). No recuerdo exactamente la conversación, porque entre otras cosas debió ser bastante banal y vacía".

 

Y según ella, a continuación sobrevino la escena que le desagradó, con estas palabras del propio Iglesias: "Eres muy madura para tu edad” y cosas similares. Total, que ahí estaba yo con un tipo feísimo con coleta, chepa y un piercing choni que era profe de la uni (me lo dijo uno de mis amigos, yo no le había visto por allí) pensando qué hacer con mi vida y aguantando la turra... Y me dijo: voy al balo a refrescarme, te espero ahí".

 

 

 

Según su relato, ella abandono el bar de inmediato, pero la tercero persona sin identificar la siguió hasta el portal de su casa, donde le hizo propuestas sexuales pese a su evidente rechazo. Todo ello tiene para la denunciante una conclusión final: "Supongo que el señor Iglesias no recuerda esto. Por desgracia yo si, y para su pareja mi relato sería el de una víctima, si el victimario no fuese el padre de sus hijos".

Montero y el "solo sí es sí"

Precisamente ésa es la frase que ha provocado el terremoto político en las redes, en las que Pablo Iglesias e Irene Montero se han convertido en involuntarios protagonistas de un hondo debate en el que a ambos se les interpela por su opinión y si, como ellos mismos sugieren en casos parecidos, el testimonio de una mujer es en sí mismo probatorio de un acaso de acoso o agresión sexual.

La polémica le pilla a Podemos en plena defensa de su Ley de Libertad Sexual, más conocida como Ley del "Solo sí es sí", en la que Montero defiende que la palabra de una mujer es suficiente para considerarla víctima de un comportamiento reprobatorio.

 

Aunque la denunciante no acusa ni a Monedero ni a Iglesias de acoso sexual, que sí sugiere para el tercer protagonista de la escena, sí les considera responsables de un comportamiento machista que ella misma incluye en el movimiento #MeToo también apoyado por Podemos: se trata de las denuncias que, años después de los supuestos hechos, han expresado mujeres de todo el mundo por casos parecidos a los de esta denunciante.

 

 

 De momento, ni Podemos ni Iglesias ni Montero se han pronunciado al respecto, pero la política sí lo ha hecho con una pregunta pública del portavoz adjunto del PP en el Congreso, Mario Garcés: "Pregunta a Irene Montero: a esta mujer es aplicable el “Hermana, yo te cro”? O esta no es hermana?", en referencia al respaldo de la ministra a Rocío Carrasco.