| 01 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El ministro de Exteriores, en su reciente viaje a Libia.
El ministro de Exteriores, en su reciente viaje a Libia.

Moncloa acusa los rapapolvos de Biden y trata de justificarse con una excusa

Por primera vez, el Gobierno reconoce que la administración norteamericana no comparte su estrategia exterior. Y Sánchez manda a Albares a explicar lo de Cuba y Venezuela.

| J.R.V España

Los sucesivos puyazos de Estados Unidos a la política exterior del Gobierno progresista y los portavoz de Joe Biden a Pedro Sánchez -al menos tres- parecen haber hecho mella en Moncloa, que por primera vez en 10 meses ha tratado de justificarse.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ha considerado "injustas" este lunes las críticas realizadas por algunos congresistas estadounidenses y también la futura embajadora de Estados Unidos en España, Julissa Reynoso, respecto a la política de Pedro Sánchez hacia países como Nicaragua, Venezuela y Cuba, reivindicando lo que se está haciendo para defender la democracia y los Derechos Humanos en estos países.

 

"Son críticas injustas y muy poco informadas", ha lamentado Albares, después de que hace unas semanas el presidente del comité de Exteriores en el Senado, Bob Menéndez, y la propia Reynoso, entre otros, pusieran en tela de juicio la actuación del Gobierno español en lo relativo a algunos países de América Latina.

Según el ministro, dichas críticas "no responden al buen diálogo" que él mismo mantiene con el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, con quien ha tenido ocasión de hablar de la región y de quien ha asegurado no ha recibido "esas críticas" sino que ambos hablan sobre cómo trabajar juntos para el desarrollo de estos países.

"Desafío a quien quiera a ver si hay algún gobierno que haga tanto como esta haciendo España por los Derechos Humanos y la democracia en América Latina", ha subrayado el jefe de la Diplomacia  en el desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum, recordando que tras su llegada a Exteriores ha recuperado la Secretaría de Estado para Iberoamérica.

"No debemos reducir América Latina a tres países", ha defendido, aunque "sé que hay gente a la que le gusta" hacerlo y que "muchas veces lo hace por consumo interno, para obtener réditos en España sin preocuparse de lo que realmente le pase a los pueblos hermanos" de esta región, ha añadido, en aparente referencia a la oposición, a la que no ha mencionado en ningún momento de su intervención.

Tras recalcar que "la verdad es muy tozuda", el jefe de la diplomacia ha repasado la situación en los tres países mencionados y la actuación que ha tenido el Gobierno español al respecto.

Nicaragua

En el caso de Nicaragua, "España es el país del mundo que está alzando la voz con más fuerza", ha reivindicado Albares, recordando que de hecho el pasado mes de agosto se llamó a consultas a la embajadora en Managua y que se ha dicho claramente que "no se dan las condiciones mínimas para que haya elecciones democráticas" el 7 de noviembre tras el arresto de varios precandidatos opositores.e

Venezuela

Por lo que se refiere a Venezuela, el ministro ha sostenido que "España ha ido muy lejos" y ha recordado que el líder opositor Leopoldo López estuvo durante meses refugiado en la Embajada española en Caracas, "con este Gobierno, no con otro" y ahora él y su familia están en España.

"Para Venezuela queremos democracia pero también participamos en el diálogo", ha añadido, reiterando que para él ha sido una "decepción" que el Gobierno venezolano haya abandonado el proceso de negociación con la oposición entablado en México". "Si las partes quieren entrar en diálogo ahí estará España", ha afirmado, puntualizando que "España no quiere el enfrentamiento" y recalcando que "hablar claro no quiere decir enfrentarse".

Cuba

Por último, respecto a Cuba, ha defendido que España es el "único país del mundo", al igual que la UE, que en su diálogo político con la isla incluye los Derechos Humanos, algo que introdujo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su visita de noviembre de 2018.

Así pues, ha dicho no comprender las críticas respecto a la respuesta de España tras las manifestaciones antigubernamentales del pasado julio, recordando que en su primera intervención como ministro el 12 de julio, un día después de las protestas, reclamó "la libertad de manifestación en Cuba y la liberación de periodistas detenidos".

Por todo ello, Albares se ha reafirmado que las críticas no solo son injustas sino que no son exactas y ha insistido en que "América Latina no son solo tres países". "Para mí todos los países son igualmente importantes", ha aseverado, al margen de su tamaño o su atractivo para las empresas españolas.

"No vamos a renunciar a, conjuntamente con ellos, construir la comunidad iberoamericana de naciones", ha prometido, apuntando a la próxima elección del nuevo secretario general iberoamericano que se debería decidir "por consenso" a finales de noviembre en la cumbre de cancilleres en República Dominicana. "Todo lo que hagamos conjuntamente será mutualmente beneficioso para ambas partes", ha remachado.