| 13 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
José María Gay de Liébana
José María Gay de Liébana

Gay de Liébana desmonta el plan de recuperación con un diagnóstico demoledor

El economista ha analizado las claves del plan remitido a Bruselas que esconde una subida brutal de impuestos y su análisis no puede ser más desalentador.

| A. Jiménez España

Cada día se van conociendo algunas de las 'sorpresas' que esconde el Plan de Recuperación que el Gobierno ha remitido a Bruselas, que lleva implícito una enorme subida de impuestos, por lo que el economista José María Gay de Liébana ha hecho su análisis y no puede ser más desalentador. 

El experto en finanzas ha asegurado en Cope que lo que realmente han provocado las "cabezas pensantes procreadoras del perverso plan" es "un plan de destrucción de la economía española" ya que las subidas de impuestos, a las que califica de "épicas y fuera de contexto", solo servirán para lastra la economía, "succionando recursos del castigado sector privado para dar de mamar a las clases políticas y estatales extractivas, y azotando con tasas, gravámenes, cargas y toda suerte de peajes a la maltrecha población española".

 Además, considera que las "mentes paridoras de ese torpedo" han fijado su punto de mira en un sector "clave", el de la automoción, con medidas como "la fiscalidad del diésel, más impuesto de circulación, de gases fluorados, y estableciendo peajes en todo tipo de vías y carreteras, con lo que además se castiga al transporte, a empresas, autónomos y ciudadano".

Junto a ello, ha añadido que el propio plan coloca a Madrid como "la diana para lanzar la cruzada de la armonización fiscal autonómica, quebrando el espíritu de la tributación autonómica y fastidiar a todo hijo de vecino". 

Así, Gay de Liébana ha sentenciado que el objetivo final no es más que "destruir la economía", subiendo unos impuestos que pretenden compensar el que, a su juicio, es el mayor problema de España: "El exuberante gasto público al que dan pábulo quienes rigen sin sensatez nuestro destino abocado al abismo".