| 23 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Risto Mejide y Sor Lucía Caram, en "Todo es mentira".
Risto Mejide y Sor Lucía Caram, en "Todo es mentira".

Sor Lucía Caram se quita la máscara ante Risto y reconoce que es una "hipócrita"

La religiosa sorprendía a los espectadores y al equipo de "Todo es mentira" no solo con su fanatismo por la selección argentina, sino por lo que ha confesado en el programa de Cuatro.

| Rocío Díaz Medios

Este miércoles los espectadores de Todo es mentira presenciaban en directo una auténtica revelación. Y es que, Sor Lucía Caram sorprendía a los colaboradores y espectadores del programa de Cuatro que presenta Risto Mejide con lo que confesó: su total fanatismo por la selección de Argentina y, por supuesto, con la alegría que siente porque haya pasado a la final. "Nos unimos unas 15 o 20 personas argentinas en el convento, y cuando mete un gol Messi yo caigo de rodillas", comentaba la religiosa. 

Pero la conversación no quedaría solo en eso, porque Sor Lucía no dudó en señalar que "es incontenible, pero de verdad: caigo de rodillas y levanto las manos. No sé si es un movimiento consciente". Tanta es su devoción por el conjunto albiceleste que el pase a la final del equipo le había pasado factura a la religiosa: "Esta mañana no he podido contar el himno de Laudes porque estaba sin voz".

 

La confesión de Sor Lucía Caram en Cuatro

La monja está muy pendiente del Mundial de Catar, el cual ya ha encarado su recta final. "El mundial es nuestro", se aventuraba a decir, llegando a mostrar su preferencia por Francia: "Con Marruecos tendría un problema, porque estoy trabajando con adolescentes marroquíes que me amenazaron diciendo que lesionarían a Messi". Tras el partido de este miércoles, Sor Lucía podrá respirar tranquila. Sin embargo, Risto Mejide quería saber más sobre el seguimiento de la competición: "Es la incoherencia que tenemos, pues el resto del año estamos viendo la Liga, la Champions... Y el negocio que se ha hecho, obsceno, con todo lo que se ha hecho en el futbol...", explicaba. 

 

 

 

La respuesta de la religiosa llegaba justo después al plató de Cuatro, argumentando que "con lo de Qatar somos unos incoherentes totales. Hemos defendido los derechos de la mujer, los derechos humanos, pero hemos separado y en esto no tiene nada que ver". Es más, ella misma asegura que "me había prometido que no vería los partidos, pero había una fuerza sobrenatural que me llevaba a verlos". Esta confesión llevaba a Sor Lucía a admitir que había pecado y que "tengo que entonar el mea culpa", revelando que "he dicho más tacos que nunca, como en el partido contra Holanda. Yo pienso que Dios pensaba como yo en el arbitraje".