| 22 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Protestas tras la detención de Puigdemont.
Protestas tras la detención de Puigdemont.

Pullas de Italia a Francia por no querer hacer el "trabajo sucio" con Puigdemont

El subsecretario del Gobierno de Mario Draghi desliza que se habrían evitado un problema si Francia hubiera hecho caso de la euroorden. Los galos prefieren callar.

| L.M. Mundo

Carles Puigdemont se ha convertido en una patata caliente para Italia. Máxime después de que la detención del ex presidente de la Generalitat fugado se produjese días después de que éste entrara sin ningún problema en suelo francés. En concreto, en la localidad fronteriza de Prats de Molló.

Francia miró para otro lado ante la euroorden dictada por Pablo Llarena, mientras que Italia arrestó al prófugo en cuanto puso un pie en la localidad sarda de Alguer. Y para colmo el abogado de Puigdemont, Gonzalo Boye, dejó caer que alguien había "sobremotivado" a los policías del aeropuerto de Cerdeña. Es decir, sobornado.

Las tensiones entre Italia y Francia por la diferencia de trato al cabecilla del referéndum ilegal no han tardado en salir a relucir. Este viernes el subsecretario del Gobierno de Mario Draghi, Franco Gabrielli, insinuó que Francia se saltó la euroorden para no tener problemas y que Italia solo ha hecho lo que tenía que hacer. "Vivimos en un Estado de Derecho", añadió.

Desde el Ministerio de Justicia italiano emitieron un comunicado circunscribiendo el caso al ámbito de la justicia y no de la política. "El Ministerio de Justicia precisa que no tiene ningún papel de decisión en el procedimiento relativo a la orden de detención europea (...). El procedimiento está enteramente en manos de la autoridad judicial, tanto para la validación de la detención como para la decisión final sobre la entrega o no del detenido", señaló el departamento de Alfonso Bonafede

Entretanto el Gobierno de Francia, sabiéndose en el ojo de la polémica, ha preferido no alimentarla en público. Desde el Ministerio de Exteriores una portavoz se ha limitado a señalar, a propósito de la diferencia de trato: "Hay un procedimiento judicial en curso en Italia, que debe completarse en los marcos previstos a tal efecto". "No tenemos ningún comentario".