21 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El Rey Felipe, con el presidente de Portugal
El Rey Felipe, con el presidente de Portugal

La foto viral del Rey que le ha cortado la digestión a Pedro Sánchez

Felipe VI arrasa a Pedro Sánchez con una imagen de andar por casa con un invitado de postín en un lugar estigmatizado por el Gobierno: la hostelería.

| Mr. Meme Opinión

 

El Rey Felipe ha dado una lección involuntaria, de las que hacen época, a Pedro Sánchez. Y lo ha hecho de una manera intachable, sobre la que nadie en Moncloa podrá levantar la voz pese a la carga de profundidad que encierra la estampa.

Simplemente, el Jefe del Estado se dejó fotografiar comiendo en una terraza de la plaza de Oriente de Madrid con su invitado, Marcelo Rebelo de Sousa, a la sazón presidente de la hermana Portugal. Una imagen que dice varias cosas, sin necesidad de pronunciar palabra.

Para empezar, que el Rey defiende la hostelería madrileña, objeto de la manía persecutoria de un Gobierno que hizo de los "tabernarios" de Madrid un objetivo insólito en las Elecciones del pasado 4M, saldadas con una derrota histórica del PSOE a manos de Isabel Díaz Ayuso.

 

Y para terminar, por el brutal contraste entre los hábitos públicos de uno y los del otro: mientras Sánchez se desplaza movilizando casi a la Quinta Flota americana, y cerrando incluso el paso a peatones como ocurrió el pasado lunes en Alcalá de Henares (Madrid)... don Felipe exhibe hábitos más frugales y menos aparatosos. Basta con recordar este vídeo para entender la diferencia:

 

 

Y un último detalle que sin duda habrá sabido a cuerno quemado en Moncloa: mientras el Rey recibe el cariño de los ciudadanos cada vez que comparece en público, siempre entre aplausos y afectos, Sánchez cuenta sus apariciones por abucheos y protestas que no acallan ni el cordón de seguridad del que suele rodearse.

 

 

No es de extrañar que la estampa se haya hecho viral, con miles de mensajes que contraponen las figuras del Rey y del presidente para llegar a una conclusión: por mucha sangre roja que tenga Sánchez, quien se comporta como si corriera azul por sus venas, es sin duda él.