14 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Los agentes encontraron gran cantidad de frutas y verduras florecidas y en estado de descomposición
Los agentes encontraron gran cantidad de frutas y verduras florecidas y en estado de descomposición

Retiran 20.000 kg de alimentos desechados que envasaban y vendían en fruterías

Los detenidos manipulaban los alimentos no aptos para el consumo y los devolvían al mercado a través de varias tiendas de Alicante, utilizando conservantes y otros productos no autorizados

| A. Maestre Edición Alicante

Agentes de la Guardia Civil de Alicante han detenido a cinco personas involucradas en un presunto delito de fraude alimentario. Los detenidos recogían frutas y verduras de deshecho de varios puestos del mercado con la excusa de llevarlas a una granja para consumo animal. En vez de eso, estas personas se encargaban de limpiar y re envasar los productos para distribuirlos en fruterías por la ciudad, etiquetándolas con Denominación de Origen española.

 

La Guardia Civil ha efectuado casi una decena de inspecciones en las que han sido retirados 20.000 kilos de alimentos fraudulentos, algunos de los cuales, se encontraban en avanzado estado de descomposición.  Los agentes realizaron varias inspecciones en siete puestos de un mercado, otra en un supermercado, y la última, en una explotación ganadera clandestina, todos en la ciudad de Alicante. Las inspecciones realizadas a estos alimentos, incluían lugares de almacenamiento así como puntos de distribución y venta.

 

Reenvasando y reetiquetando

En una de las intervenciones, fueron localizados unos trabajadores que, sin autorización sanitaria, estaban reenvasando y reetiquetando frutas tropicales. Se trataba de mango, procedente de Brasil y que, sin embargo, estaba siendo identificado con denominación de origen geográfico nacional, para hacer creer a los consumidores que provenían de la costa granadina. Los autores conseguían así introducir en el mercado el producto haciendo pensar a los clientes que poseían un origen y calidad superior a la real, lo que les permitía obtener un beneficio económico muy superior.

Los agentes realizaron diversas comprobaciones en otros productos que los presuntos autores de estos hechos tenían almacenados en una cámara de refrigeración. Localizaron, entre otros alimentos, una partida de uvas a la que se le habían aplicado conservantes sin tener autorización para ello y sin haberlo dejado registrado. Por estos hechos, han sido investigadas dos personas como presuntas autoras de un delito relativo al mercado y los consumidores por fraude alimentario, y otro de falsedad documental.

“Para alimentar animales”

En el transcurso de la investigación, los agentes hallaron a otros tres individuos que accedían al cierre de los establecimientos del mercado y se llevaban gran cantidad de productos hortofrutícolas con la excusa de alimentar animales.

La Guardia Civil inició las pesquisas necesarias para verificar la regularidad de esta actividad, ya que la efectuaban sin trazabilidad documental. Para sorpresa de los agentes, verificaron que los desechos eran trasladados a una explotación de animales no autorizada, localizando las instalaciones en la capital de la provincia.

 

Por los hechos descritos, han sido investigadas tres personas, a las que se les imputan un delito continuado contra la salud pública y otro relativo al mercado y los consumidores de fraude alimentario, y otro de falsedad documental. En total, han sido investigadas cinco personas, todos ellos hombres de nacionalidad española, con edades comprendidas entre los 32 y los 59 años. Han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de los de Alicante.

 

A su vez, los establecimientos que entregaban los productos de desecho, se han visto involucrados en la posible incursión de una infracción administrativa. Ya que, si bien desconocían el destino ilícito que iban a darle los autores, debían haberlos entregado a empresas autorizadas para su gestión. Todos los alimentos relacionados con la actividad fraudulenta han sido inmovilizados y puestos a disposición del Área de Salud Pública de Alicante.