| 06 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Teresa Campos haciendo la compra junto a su inseparable Gustavo.
Teresa Campos haciendo la compra junto a su inseparable Gustavo.

Teresa Campos halla la solución definitiva tras el desprecio en casa de Terelu

Puede que esta sí que no se la viera venir la veterana presentadora de televisión. Vale que no está pasando su mejor fase pero esto era demasiado. Eso sí, a grandes males, grandes remedios.

| Redacción Chismógrafo

Al margen de las polémicas declaraciones de Edmundo Arrocet sobre su ruptura, María Teresa Campos ha estado volcada completamente en las últimas semanas en la búsqueda de un nuevo hogar después de cerrar la venta de su mansión en Molino de la Hoz por una cantidad cercana a los 2.5 millones de euros.

Una misión que creía finalizada cuando confesaba ilusionada, a principios de septiembre, que pronto se mudaría a un piso en la misma urbanización que Terelu.

Sin embargo, el "no" de los vecinos de la elitista comunidad donde reside su hija (por la expectación mediática que rodea siempre a la veterana comunicadora) dio al traste con los planes de María Teresa, a la que sin prisa pero sin pausa hemos visto visitando diferentes casas a las afueras de la capital, cerca de donde reside su hija mayor.

María Teresa Campos encuentra una nueva casa de sus sueños para vivir

Y ahora, por fin, María Teresa podría haber encontrado el hogar de sus sueños, un ático situado a pocos metros de la urbanización de su hija Terelu y cuyo alquiler estaría a punto de formalizar. Haciendo oídos sordos a esta noticia, que todavía no ha confirmado, los reporteros pudieron ver a la presentadora ejerciendo de "ama de casa", llenando el carro de la compra en una conocida cadena de supermercados.

 

Acompañada por su hombre de confianza, Gustavo, María Teresa llenó hasta los topes el carro de la compra, lo que indica que, por el momento, la mudanza no es inminente, puesto que a continuación se dirigió a su mansión, donde continúa seleccionando los muebles que se quiere llevar a su nuevo hogar. Muy seria, la comunicadora lució en esta ocasión un elegante traje de pantalón de color crema y unas cómodas bailarinas, ideales para la "agotadora" tarea de ir al supermercado.