| 24 de Septiembre de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Salud Deportes Tecnología esTendencia Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Los jugadores de Inglaterra celebran un gol ante Senegal.
Los jugadores de Inglaterra celebran un gol ante Senegal.

Foden y Bellingham presentan la candidatura de Inglaterra para ganar el Mundial

Los ingleses vencieron 3-0 a Senegal en un partido en el que brillaron los dos centrocampistas, pero en el que se quedaron sin el premio del gol. Francia será el rival en cuartos de final.

| Alberto Marrero Deportes

La selección de Inglaterra pasó por encima de Senegal al imponerse por 3-0 en el Estadio Al Bayt. Los ingleses necesitaron muy poco para superar al combinado africano, pero el partidazo que firmaron Foden y Bellingham es digno de mencionar. Henderson, Harry Kane y Saka hicieron los tantos de los británicos. Francia será el rival en los cuartos de final del Mundial de Catar.

A última hora de la tarde se conocía que una de las mayores estrellas de los Three Lions, Raheem Sterling, abandonaba la concentración de Inglaterra por un problema familiar. Gareth Southgate suplió la baja del extremo del Chelsea dando entrada al jugador del Manchester City Phil Foden. 

Los ingleses tenían que demostrar si realmente son favoritos o no a este Mundial de Catar y cumplieron, al igual que en la fase de grupos: con mucho gol. En la primera mitad tuvieron momentos de dominar y someter a su rival, pero es igual de cierto que los hombres de Gareth Southgate parecían desconectar por momentos. 

Durante esas etapas en la que los ingleses eran mejores el combinado africano se encerraba para defender la portería de Mendy y así evitar que los británicos pudieran disfrutar de oportunidades. De hecho, las mejores ocasiones hasta que se abrió la lata fueron de Senegal. Primero Ismaila Sarr mandó a las nubes un disparo a bocajarro en una acción en la que se reclamó penalti por mano de Stones, pero el cuero le dio en el brazo tras un rebote y no se señaló nada. Después llegó una parada milagrosa de Pickford ante un chut de Dia.

Los ingleses no habían logrado incomodar a Mendy y cuando mejor se sentía Senegal sobre el verde llegó el primero de Inglaterra. Lo anotó Henderson tras una acción iniciada por Foden, que se la dio a Bellingham y éste asistió al centrocampista del Liverpool, que mandó al fondo de la red su disparo con la pierna zurda desde el punto de penalti. 

Harry Kane pudo ampliar las distancias rápidamente, pero el delantero inglés, que parecía negado de cara a portería en una Inglaterra muy efectiva en este Mundial, no perdonaría a la siguiente. Los de Southgate tiraron otro contragolpe que pasó por las piernas de Bellingham y Foden antes de que el ariete del Tottenham batiese a Mendy en el mano a mano.

En el descanso Senegal hizo tres cambios para intentar pelear por ese billete a cuartos de final que ya parecía que estaba en la cartera de Inglaterra. Con el 2-0 en el marcador sucedió lo que se esperaba: el partido se rompía y los ingleses tenían más posibilidades de coger descolocado a un rival que no se dio por vencido pero que estaba a un menor nivel. 

Saka sentencia

Y en una de esas en las que perdió el balón Senegal Inglaterra no falló. Otra conducción Foden por la banda izquierda, qué bueno es, por cierto, terminó con un pase a Saka, que remató delante de Mendy con un sutil toque picadito para batir al arquero del Chelsea y poner el 3-0 en el luminoso del Estadio Al Bayt.

Con el partido decidido Southgate optó por dar descanso a futbolistas como Foden o Saka al ser consciente de que en unos días tendrán que medirse a Francia en los cuartos de final del Mundial de Catar. Parecía que había un pacto de no agresión, pero Pape Matar Sarr estuvo a punto de sorprender a Pickford con un lanzamiento directo de falta. 

Pasaron los minutos y llegó el pitido final. Victoria contundente por 3-0 de los ingleses, que presentan su candidatura a ganar el Mundial de Catar bajo la batuta de Phil Foden y Jude Bellingham. Los dos jóvenes futbolistas son los que mueven al equipo y serán la gran amenaza que Francia tendrá que parar en los cuartos de final.