| 06 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Los jugadores del Atlético celebran el gol de Joao Félix.
Los jugadores del Atlético celebran el gol de Joao Félix.

El Atlético se impone al Elche en una exhibición de Joao Félix y Pablo Barrios

Los hombres del Cholo Simeone vencieron por 2-0 al colista de la Liga Santander en un choque en el que delantero luso y el canterano brillaron para regalarle los 3 puntos a sus compañeros.

| Alberto Marrero Deportes

El Atlético de Madrid se llevó la victoria por 2-0 frente al Elche en un choque en el que Joao Félix brilló y Pablo Barrios se exhibió para ilusionar a toda la afición colchonera. Los de Simeone fueron mejores que los colistas y consiguen dormir como terceros en la clasificación de la Liga Santander. Verdú, Quina y Hermoso fueron expulsados, el primero por roja directa y los dos últimos por doble amarilla.

Era un día duro para el Atlético y para el mundo del fútbol. En los prolegómenos del choque los colchoneros pudieron rendir homenaje a una figura mítica e histórica como la de Lázaro Albarracín y una hora y media antes de que arrancase el partido se conocía la trágica muerte de uno de los más grandes de este deporte: O Rei Pelé. Por ambos se guardó un sentido minuto de silencio.

Pero la mejor forma de hacer un homenaje a figuras de este tipo es jugando al fútbol, con la pelota rodando sobre el verde. Y en el regreso de los colchoneros a la Liga Santander tras el parón por el Mundial el Cholo Simeone salió con todo, pero sin su capitán. Oblak estaba en la portería, Llorente, Savic, Giménez, Hermoso y Carrasco formaban en la línea defensiva, Kondogbia, Griezmann -con el peso rosa- y el canterano Pablo Barrios en la medular y en punta, Álvaro Morata y un Joao Félix con el que se va a seguir contando hasta que se concrete su salida.

El primer tiempo fue para el Atlético de Madrid en cuanto a posesión de balón y también en ocasiones, pero tampoco llegaron a ser claras como para incomodar en exceso a Edgar Badía. Los ilicitanos regalaban el cuero a los rojiblancos con pelotazos buscando un contragolpe, pero Oblak no tenía que sufrir porque la zaga local siempre cortaba esas intentonas de los de Pablo Machín.

A los pocos minutos la mayoría del estadio entonó ese famoso y habitual cántico de “ole, ole, ole, Cholo Simeone” que tanto se había echado de menos esta temporada por el Metropolitano. Mientras, el equipo dominaba el cuero pero con un juego plano que se estrellaba, en la mayoría de las ocasiones, en el muro de cinco defensas del Elche.

Con disparos defectuosos y con balones en largo por alto a Carrasco el Atlético se atascaba. El desparpajo y movilidad de Pablo Barrios y el juego al primer toque y algún detalle de calidad de Joao Félix los de Simeone encontraban frescura. Una de las mejores oportunidades llegó fruto de un regate del luso que el propio atacante mandó fuera.

El costado derecho no existía para atacar y todo se centraba por el centro o por el carril izquierdo, pero le faltaba chispa a un Atleti que veía cómo Griezmann iba de menos a más y que Morata continúa fallando de cara a portería. Eso sí, el atacante consiguió que el Elche se quedase con uno menos en el último minuto del primer acto. Verdú le agarró, Cuadra Fernández no lo vio pero el VAR le advirtió. Al final, roja para el central por ser el último hombre y Joao Félix estrellando el cuero en la barrera.

Joao abre la lata

Con superioridad numérica el Atlético salió buscando ese gol que rompiese la igualada en el marcador y Llorente perdonó la primera. La segunda la mandó alta Griezmann tras una soberbia asistencia de Joao Félix, que había recibido un pase al hueco perfecto de Pablo Barrios. Entre medias, Giménez y Mario Hermoso veían cartulina amarilla… y tres minutos después el central español veía la segunda y se iba a vestuarios.

Instantes después de la expulsión llegó el primer tanto del Atlético. Centro de Llorente que no atina a rematar Griezmann. Aún así coge el rechace y la pone perfecta para que Joao Félix cabecee al fondo de la portería. Alegría en las gradas y alivio de un Cholo Simeone que decidía quitar del terreno de juego a Carrasco para meter a Reguilón, que se llevó la pitada del público por su pasado madridista.

Joao y Pablo Barrios continuaron llevando timón de los colchoneros, pero pasada la hora de juego llegó el turno de sustituir al luso. Abandonó el césped del Metropolitano con una gran ovación y con el público en pie en el que, quién sabe, podía ser su último encuentro con la elástica colchonera.

Morata sentencia

Ahora los de Simeone tenían que mantener el resultado y no mostrar la fragilidad defensiva que le ha acompañado en el primer tramo de curso. Y en ese momento en el que no saben cómo actuar estando por encima en el marcador llegó el primer susto. Un testarazo de Pere Milla, que ganó la partida a Llorente, se fue rozando el poste. El Elche seguía sin disparar entre los tres palos, pero el Atlético comenzaba a ver las orejas al lobo.

Pero para tranquilidad de los corazones colchoneros el Atleti logró el segundo. Gran pase de Griezmann a Morata, que supera a dos rivales y termina chutando. El cuero lo desviaba Omar Mascarell y se coló en la portería de Edgar Badía. Álvaro se dolía en el suelo quejándose de un pisotón y hasta llegó a sorprenderse cuando sus compañeros lo celebraban con él porque le había pegado desviado a la bola y le parecía surrealista que su disparo acabase entre los tres palos.

Simeone agotó la ventana de cambios quitando a Griezmann y a Pablo Barrios, que se fueron ovacionados por todo el estadio. Saúl y Koke ingresaron en el verde para tener unos minutos de pura transición en los que Kondogbia fue el que más cerca estuvo a punto de hacer el tercero. Oblak hizo su habitual milagro y Quina fue expulsado. El Atlético de Madrid dormirá en la tercera plaza de la clasificación esperando que la Real Sociedad pinche.